"Si quieres otra realidad debes convertirte en otra persona"

Joe Dispenza, doctor en Quiropráctica, bioquímico y neurocientífico
Tengo 50 años. Nací en Nueva Jersey y vivo en las afueras de Seattle. Casado, tres hijos. Me especialicé en cardiopatía e imagen cerebral. Soy profesor en la Universidad de Atlanta. Creo que tenemos capacidad de crear nuestra vida y que a través de nosotros se expresa lo divino.
Lleva años defendiendo que podemos llegar a controlar nuestra mente y la realidad.
La mente determina la experiencia exterior, porque todo se reduce a campos de energía, de modo que nuestro pensamiento altera constantemente nuestra realidad. Es posible cambiar circunstancias de la realidad si sabemos cómo.

Pues debo de ser muy torpe.
Si sostiene los mismos pensamientos, si lleva a cabo las mismas acciones y vive con los mismos sentimientos y emociones, su cerebro y su cuerpo seguirán igual; pero cada vez que aprende algo establece nuevas conexiones que cambian físicamente su cerebro.

Nos pasamos la vida aprendiendo.
No todos. Aun así, aprender no es suficiente. Has de aplicar lo que aprendes, y cuando empiezas a experimentar las emociones de esa experiencia, entonces literalmente das nuevas señales a tus neuronas y creas nuevas sinapsis: a eso se le llama evolución.

Si fuera tan sencillo...
Siempre estamos creando un futuro, lo que pasa es que solemos crear el mismo, reafirmamos nuestra personalidad. Vivimos dirigidos por una serie de pensamientos, conductas y reacciones emocionales memorizados (temor, culpabilidad, falta de autoestima, enfado, prejuicios...) que son muy adictivos y que funcionan como programas informáticos instalados en el subconsciente.

¿Dónde está el cambio?
En ser más grande que las circunstancias de tu vida. O somos las víctimas de nuestra realidad o los creadores.

Suena a autoayuda.
Si analizamos grandes personajes de nuestra historia, vemos que todos ellos pensaron e imaginaron un futuro el suficiente número de veces como para que su cerebro cambiara literalmente, hasta el punto de que sentían esa experiencia deseada como si ya hubiera sucedido.

Primero crearon el cambio en ellos.
Cambiar significa ir más allá del entorno, el cuerpo y el tiempo. Podemos hacer que el pensamiento sea más real que cualquier otra cosa, y lo hacemos a diario: si estamos conduciendo por una carretera pero concentrados en nuestro pensamiento, no vemos la carretera, no sentimos nuestro cuerpo y no sabemos cuánto tiempo ha pasado. Ese estado es el que utilizamos para crear.

Absortos en la emoción.
Pero la mayoría de las personas están pensando en sus problemas en lugar de pensar en las posibilidades.

Pero pensar en algo no lo hace real.
Una vez tenemos una visión, nuestro comportamiento debe responder a las intenciones. La mente y el cuerpo deben trabajar juntos. Tenemos que escoger de manera distinta de como hemos escogido para que pueda suceder algo nuevo. Si quiere crear una nueva realidad personal, tiene que, literalmente, convertirse en otra persona.

¿Cómo?
Mediante un programa de meditación desligada de misticismos que pretende que el cerebro y el cuerpo no respondan de forma predecible. Se trata de que se convierta en una habilidad, de abrir la puerta del sistema operativo, de todos esos programas subconscientes donde realmente ocurre el cambio.

Pongamos, por ejemplo, la ansiedad...
El escáner de alguien con ansiedad o con depresión es el mismo: el cerebro empieza a segregar química como si eso que teme la persona estuviera sucediendo, y con el tiempo esa química se convierte en adictiva.

¿Cómo salir del bucle?
Meditación significa familiarizarse con. Si haces conscientes tus pensamientos y tus hábitos automáticos y observas las emociones, empiezas a objetivizar tu mente subconsciente. Si te familiarizas con los aspectos de ti mismo que crean la ansiedad (o lo que quieras cambiar), durante la vigilia observarás cuándo empiezas a sentirte de esa manera y serás capaz de cambiarlo.

¿Y a partir de ahí?
... Si decides quién quieres ser, cuál es el gran ideal de ti mismo, qué pensamientos quieres tener, qué conductas quieres demostrar, qué emociones quieres experimentar; si te recuerdas cada día quién ya no quieres ser y quién quieres ser y empiezas a pensar en nuevas formas de ser, cuanto más pienses en ello y más lo planifiques, más estás instalando los circuitos en el cerebro.

Cuanto más te observes a ti mismo, menos serás tú mismo.
Exacto. Si podemos enseñar al cuerpo a confiar en el futuro y vivir en la alegría, creamos nuevas conexiones. Una atención clara y una emoción elevada cambian el destino. Pero requiere disciplina. El simple pensamiento positivo no funciona, porque la negatividad está instalada en el subconsciente. Los cambios verdaderos consisten en ser consciente de tus reacciones inconscientes.

¿Y qué dicen sus colegas?, ¿le tratan de esotérico, chiflado...?
Hay una división intelectual: tengo colegas que defienden teorías similares a las mías y somos tan científicos como los que defienden modelos más convencionales. Pero yo propongo que se pruebe y se juzgue.
Fuente: La Vanguardia. La Contra
0 comentarios

Perdonar me salva y me hace grande

 

Si hay algo que me reconforta más que cualquier otra cosa es tener la certeza de que soy capaz de perdonar, de que lo he intentado y he podido hacerlo. De hecho, ahora sé que perdonándote me he salvado porque esa era la única manera de encontrarme.

Y es que haber perdonado a quien me ha hecho daño ha significado un cambio; o, en otras palabras, ha logrado que dejara de pensar en ti con rencor para poder pensar en mí, queriéndome.

 

“No hay nada mejor que reencontrarse con uno mismo y perdonar a la otra persona tenga razón o no, porque la gente, cuando hace cosas dolorosas, normalmente las hace porque en ese momento no podía hacerlo mejor, porque tenía miedo o por lo que fuera. Entonces, perdonar es algo maravilloso.”

-Marwan-

 

Se trata de salvarme a mí

Aceptar que alguien nos duele por dentro y tratar de cambiar eso supone un choque emocional demasiado grande. En este estado sentimos que nos quedamos solos ante algo que no es lo que era y parece que solo nos quedan dos opciones por delante.

Por un lado, el camino más fácil parece ser dejar que el tiempo cure la herida mientras crees que él puede perdonar por ti. Por otro lado, el reto de plantarle cara al dolor y perdonar tú.

A medida que he ido cumpliendo años me he dado cuenta de que solo sirve lo segundo, puesto que solo así el perdón ha conseguido que dejara de pensar en la herida con odio y rencor para poder pensar en la cicatriz.

 

“Perdonar no es olvidar, no es justificar, no es minimizar ni reconciliarse. Perdonar es un proceso personal sin esperar nada del otro. Es un acto que hacemos por nosotros para no quedarnos estancados en el pasado. Perdonar es avanzar y no dejar que lo malo del pasado nos afecte en el presente.”
-Anónimo-

Un perdón a tiempo es una invitación a querernos a nosotros mismos y a salvarnos. Salvarnos del dolor y superar los malos momentos para poder crecer.

 

Perdonar me hace grande

¿Por qué perdonar nos hace crecer? El perdón es la acción más valiente que conozco. De hecho, nunca nada me ha hecho tan grande como saber perdonar mis mayores decepciones y entender que es tan necesario perdonar como que te perdonen.

Es por ello por lo que no sé de nadie que se merezca más que aquel que ha perdonado sin olvidar que pedir perdón cuesta tanto como darlo. Dejar el dolor de lado para poner los aciertos del otro, por encima de sus errores, es tener coraje.

 

¿Por qué es necesario el perdón?

La sinceridad es beneficiosa en todas nuestras relaciones, pero sobre todo lo es cuando se trata de hablar con nosotros mismos.

A la hora de perdonar, en este sentido, no sirve de nada si no es honesto por dentro. El perdón trae consigo algunos beneficios que quizá quieras conocer:

  • No perdonar repercute directamente contra nosotros mismos: es algo así como el odio, al final los perjudicados somos nosotros, aunque pensemos lo contrario.
  • Perdonar ayuda a mejorar nuestra salud: hay estudios que afirman que perdonar reduce el estrés y reduce las enfermedades cardíacas.
  • El perdón libera y sana: las personas cambian, los momentos también y nadie es perfecto. Cuanto antes entendamos esto, antes podremos salir de situaciones que nos tienen atados. Perdonar, en este sentido, significa que entendemos que todos podemos equivocarnos.

 

 

“Perdonar no es olvidar, sino recordar sin que duela.”
-Anónimo-

Fuente: Una Mente Maravillosa


 

0 comentarios

Amar el silencio

"No sé desde cuándo comencé a amar el silencio.
Aunque creo que él siempre habitó en mí, sólo que antes no lo defendí.

Recuerdo que cuando era pequeña muchos decían: “qué niña tan callada”...como si mi silencio les molestara. Entonces yo me sentía triste, rara; lo que era parte de mi, me hacía mal, porque otros hablaban demasiado.
Hoy, me doy cuenta que ellos siguen hablando y hablando, pero en realidad no dicen nada, son puro ruido.

El tiempo me enseñó a aceptar, descorrió mis vendas, quitó mis murallas, las que me protegían y a la vez me impedían sentir con mi músculo favorito: el corazón.

El tiempo me enseñó a ser paciente, conmigo misma sobre todo, había cosas que todavía no comprendía e intuyo que todavía queda mucho por descubrir.

El tiempo me enseñó también a soltar, por amor o por dolor, puso un gran espejo frente a mi rostro y me dijo: MIRATE. Me asusté por lo que vi, todas mis cobardías, mis máscaras, mis miedos, mis destratos, mi ego, mi yo social, el no dejarme ser. Pero también me mostró lo mejor que tengo: la habilidad de tomar todo como un aprendizaje, mi don de ser humano, el no herir, mi luz, mi dulzura, mi calma cuando todo es un caos.

La vida me quitó cuando menos lo esperaba y me brindó cuando mas lo necesitaba.
Me enseñó a callar cuando las palabras me dejaron sola.
Por primera vez en mi historia, hubo un día en el que nada fue igual, no afuera, sino dentro : el día en que aún con miles de dudas, empecé a confiar en mi."


ƝƛƬƛԼƖƛ ԼЄƜƖƬƛƝ

0 comentarios

Conectando con nuestra intuición

Cuando estás totalmente despierto, se produce un cambio: la energía se desplaza del lado izquierdo al lado derecho del cerebro. Cuando estás atento, te vuelves inmediatamente intuitivo. Te vienen ideas, imágenes de lo desconocido, sin razón alguna. Puede ser que no las sigas, pero perderás mucho por ello.


De hecho, todos los grandes descubrimientos de la ciencia provienen también del hemisferio derecho, no del izquierdo.
 

Probablemente hayas oído hablar de Madam Curie, la única mujer que ha obtenido el Premio Nobel. Trabajó exhaustivamente durante tres años para solucionar un problema matemático pero no consiguió encontrar la solución. Trabajó muy duro para encontrar una respuesta, lo estudió desde todos los ángulos, pero no había manera. Una noche, cansada, agotada, se quedó dormida y mientras dormía su mente continuaba dando vueltas al problema. Por la noche se despertó, se levantó, escribió la solución en un papel, volvió a la cama y se durmió de nuevo.

Por la mañana encontró la respuesta encima de la mesa y no podía creer quién lo había escrito. ¿De dónde había llegado esta respuesta? No podía haber sido del hemisferio izquierdo del cerebro, este lado había estado trabajando duro para solucionarlo los últimos tres años. Además no había ningún tipo de proceso en el papel, sólo estaba escrita la solución. Si hubiera venido del lado izquierdo, el proceso estaría también escrito. Pero esta respuesta era como un flechazo. El hemisferio izquierdo cansado, agotado, incapaz, buscó ayuda en el hemisferio derecho.

Cuando te encuentres acorralado con un problema que no puedas resolver lógicamente, no te desesperes, no pierdas la esperanza. Estos momentos pueden traer grandes bendiciones a tu vida: son los momentos en los que el lado izquierdo permite al lado derecho expresarse. Entonces, el lado femenino, la parte receptiva, te da una idea. Si la sigues, se abrirán muchas puertas. Pero también es posible que la ignores, que digas ‘¡qué tontería!’.

El arte consiste en cómo funcionar desde el lado femenino de la mente, porque la parte femenina está unida al todo y la masculina no lo está.
 
El lado masculino es agresivo, vive en continua lucha; el lado femenino vive en el abandono, en total confianza. Por eso el cuerpo femenino es tan bello, tan curvo. Hay una profunda confianza en él, una armonía profunda con la naturaleza.

La mujer vive totalmente entregada; el hombre está en continua lucha, enfadado, haciendo esto y lo otro, intentando probar algo, intentando llegar a algún lugar. La mujer es feliz sin llegar a ninguna parte. Pregunta a una mujer si le gustaría llegar a la luna. Se quedará atónita… ¿Para qué? ¿Qué sentido tiene? ¿Para qué molestarse? Su casa es perfecta. A la mujer no le importa qué está ocurriendo en Vietnam, ni qué ocurre en Corea, ni en Israel. A ella le interesa más qué ocurre en su vecindario, quién se ha enamorado de quién, quién se ha fugado con quién… ella está interesada en chismes no en política.

Dejas escapar muchas cosas en tu vida porque tu mente no para de hablar; no permite...

 

Y la única cualidad de la mente es que es más articulada, astuta, peligrosa, violenta. Y es por su violencia que se ha convertido en la guía de tu interior, y esta dirección interna se ha convertido en la dirección externa del hombre. El hombre ha dominado a la mujer en el mundo exterior también; la violencia se ha impuesto sobre la gracia.

La mente masculina es un fenómeno problemático; por lo tanto domina, se apodera de la situación. Pero en lo profundo, aunque logres dominar, te pierdes la vida, y en lo profundo, la mente femenina continúa.

A menos que permitas la expresión de tu lado femenino y te rindas a él, a menos que te rindas a tus resistencias y a estar luchando, no conocerás lo que es la verdadera vida y su celebración.
 

Muévete cada vez más hacia el hemisferio derecho, hazte más femenino, más amoroso, entregándote, confiando, cada vez más y más cerca del todo. No te vuelvas una isla — hazte parte del continente.

 

Osho, Música Ancestral en los Pinos, charla # 1.

0 comentarios

"Quiéreme cuando menos lo merezca, porque será cuando más lo necesite"



El perdón cae como la lluvia suave desde el cielo a la tierra. Es dos veces bendito, pues bendice al que lo da y al que lo recibe.

William Shakespeare




Quiéreme cuando menos lo merezca porque será cuando más lo necesite. Quiéreme y cuídame, porque cuando te fallo, también me fallo. Porque cuando me enfado sin motivo o busco una razón para hacerlo es que algo dentro de mí no está bien.


Quiéreme cuando cometa errores, quiéreme siempre. Puede que tengas motivos para no hacerlo, para huir de mí hasta que pase la tormenta, para abandonarme en el baúl de recuerdos y comenzar a vivir libremente.


Puede que sí, puede que te haya hecho daño y que aún sientas dolor. A mí también me duele y lo siento. Esa parte de mí también soy yo, al menos en el pasado lo fui o lo estoy siendo ahora mismo.


Por eso, quiéreme cuando menos lo merezca, porque todo me completa, porque también me hace falta librar mis batallas emocionales en voz alta.


Cuando necesito tu apoyo…


Necesito tu apoyo cuando en mis noches no hay estrellas, cuando lloro, cuando grito, cuando me comporto de manera mezquina.


Simplemente, cuando estamos mal necesitamos de los demás. Necesitamos que nos aguanten, necesitamos que nos guíen, saber que existe la incondicionalidad y que, a pesar de todo, somos merecedores de amor. Después de la tempestad, llegará la calma.


Y es que hay veces que el mundo entero se derrumba y cae sobre nosotros. Dicen que no hay mal que cien años dure, que todo es pasajero y que lo que sea que nos duele dejará de hacerlo.


Te pido que te pongas en mi lugar y que intentes comprender que, cuando cometo un error, yo también lo estoy pasando mal. Necesito que me enseñes que el mundo no es un lugar hostil en el que los ataques se efectúan cuando más débil estás con la intención de que no puedas levantarte.


Cuando estamos en plena tormenta y a esta le acompaña un tornado, perdemos el control.


Puedo regalarte lo mejor y lo peor de mí


Porque, aunque hoy mi error envuelva de negrura tu mundo, sé que sabrás perdonarme, sé que sabes que merezco la pena (y la alegría) y que juntos progresaremos mejor.


Soy ese hijo que saca malas notas, esa novia que se enfada, ese marido que es un desastre, esa madre que no te suelta, ese profesor que se equivoca, esa niña que ha roto un jarrón, ese perro que ha destrozado un cojín, ese trabajador que ha olvidado realizar una tarea, esa persona que ha sido injusta contigo…


Porque, en todas y cada una de esas situaciones, necesito que me quieras. Porque soy el mismo o la misma que merece tu amor cuando todo va bien, cuando todo es sencillo y cuando no te disgusto.


Mis errores y mis desaciertos son propios de mí, de nosotros y de nuestras circunstancias. Ellos corresponden a un porcentaje de desgracias que nos hacen valorar las alegrías. Son lecciones que, con el tiempo, se convierten en experiencias.


Quédate con quien conozca tu peor versión y, en vez de irse, se quede y te ayude a mejorar


Cuando te ofrezco mi peor versión me siento triste, me derrumbo y me culpabilizo por no haber sabido estar a la altura. Quiero perdonarme, pero para eso también te necesito.


Entiendo la importancia que tiene lo ocurrido, entiendo que a veces no vemos otra opción que el castigo, entiendo que el enfado nos nubla y entiendo que nuestra razón se va de paseo. Pero tu consuelo, tu aceptación y tu comprensión me ayudará a ser, siempre, un poco mejor.Quiéreme, aunque no me lo merezca, no hay duda de que será cuando más te necesite.


Fuente: Una mente maravillosa

0 comentarios

No eres Tú, soy Yo...

Este es un ensayo de Viktor Frankl,
neurólogo, psiquiatra, sobreviviente del holocausto y el
fundador de la disciplina; que conocemos hoy como Logoterapia.

No eres Tú, soy Yo...
¿Quién te hace sufrir? ¿Quién te rompe el corazón? ¿Quién te lastima? ¿Quién te roba la felicidad o te quita la tranquilidad? ¿Quién controla tu vida?...
¿Tus padres? ¿Tu pareja? ¿Un antiguo amor? ¿Tu suegra? ¿Tu jefe?...

Podrías armar toda una lista de sospechosos o culpables. Probablemente sea lo más fácil. De hecho sólo es cuestión de pensar un poco e ir nombrando a todas aquellas personas que no te han dado lo que te mereces, te han tratado mal o simplemente se han ido de tu vida, dejándote un profundo dolor que hasta el día de hoy no entiendes.

Pero ¿sabes? No necesitas buscar nombres. La respuesta es más sencilla de lo que parece, y es que nadie te hace sufrir, te rompe el corazón, te daña o te quita la paz. Nadie tiene la capacidad al menos que tú le permitas, le abras la puerta y le entregues el control de tu vida.

Llegar a pensar con ese nivel de conciencia puede ser un gran reto, pero no es tan complicado como parece. Se vuelve mucho más sencillo cuando comprendemos que lo que está en juego es nuestra propia felicidad. Y definitivamente el peor lugar para colocarla es en la mente del otro, en sus pensamientos, comentarios o decisiones.

Cada día estoy más convencido de que el hombre sufre no por lo que le pasa, sino por lo que interpreta. Muchas veces sufrimos por tratar de darle respuesta a preguntas que taladran nuestra mente como: ¿Por qué no me llamó? ¿No piensa buscarme? ¿Por qué no me dijo lo que yo quería escuchar? ¿Por qué hizo lo que más me molesta? ¿Por qué se me quedó viendo feo? y muchas otras que por razones de espacio voy a omitir.

No se sufre por la acción de la otra persona, sino por lo que sentimos, pensamos e interpretamos de lo que hizo, por consecuencia directa de haberle dado el control a alguien ajeno a nosotros.

Si lo quisieras ver de forma más gráfica, es como si nos estuviéramos haciendo vudú voluntariamente, clavándonos las agujas cada vez que un tercero hace o deja de hacer algo que nos incomoda. Lo más curioso e injusto del asunto es que la gran mayoría de las personas que nos "lastimaron", siguen sus vidas como si nada hubiera pasado; algunas inclusive ni se llegan a enterar de todo el teatro que estás viviendo en tu mente.

Un claro ejemplo de la enorme dependencia que podemos llegar a tener con otra persona es cuando hace algunos años alguien me dijo:

"Necesito que Enrique me diga que me quiere aunque yo sepa que es mentira. Sólo quiero escucharlo de su boca y que me visite de vez en cuando aunque yo sé que tiene otra familia; te lo prometo que ya con eso puedo ser feliz y me conformo, pero si no lo hace... siento que me muero".

¡Wow! Yo me quedé de a cuatro ¿Realmente ésa será la auténtica felicidad? ¿No será un martirio constante que alguien se la pase decidiendo nuestro estado de ánimo y bienestar? Querer obligar a otra persona a sentir lo que no siente... ¿no será un calvario voluntario para nosotros?

No podemos pasarnos la vida cediendo el poder a alguien más, porque terminamos dependiendo de elecciones de otros, convertidos en marionetas de sus pensamientos y acciones.

Las frases que normalmente se dicen los enamorados como: "Mi amor, me haces tan feliz", "Sin ti me muero", "No puedo pasar la vida sin ti", son completamente irreales y falsas. No porque esté en contra del amor, al contrario, me considero una persona bastante apasionada y romántica, sino porque realmente ninguna otra persona (hasta donde yo tengo entendido) tiene la capacidad de entrar en tu mente, modificar tus procesos bioquímicos y hacerte feliz o hacer que tu corazón deje de latir.

Definitivamente nadie puede decidir por nosotros. Nadie puede obligarnos a sentir o a hacer algo que no queremos, tenemos que vivir en libertad. No podemos estar donde no nos necesiten ni donde no quieran nuestra compañía. No podemos entregar el control de nuestra existencia, para que otros escriban nuestra historia. Tal vez tampoco podamos controlar lo que pasa, pero sí decidir cómo reaccionar e interpretar aquello que nos sucede.

La siguiente vez que pienses que alguien te lastima, te hace sufrir o controla tu vida, recuerda: No es él, no es ella... ERES TÚ quien lo permite y está en tus manos volver a recuperar el control.

"Al hombre se le puede arrebatar todo, salvo una cosa: La última de las libertades humanas-la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino- para decidir su propio camino".

0 comentarios

La tejedora de los hilos del alma

Este texto es el primer capítulo del libro de la autora 'La tejedora de vidas. Cuentos para sanar el alma femenina', que publica la Editorial Eleptheria.

 

Hay una tejedora que habita en el alma de toda mujer para enseñarle a mirar su tiempo como un gran ovillo y sus dones como las agujas con las que dar formas a su vida. La tejedora del alma enseña a deshacer las zonas muertas y hacer alquimia con ellas transformándolas en abono para seguir adelante. Por eso dicen que cuando llegas a la casa de una mujer tejedora de alma has de poner mucha atención: Si entras y te regala una pipa, un tapiz hecho con sus propias manos o un cuento en realidad te entrega hebras perdidas que no has logrado domar o que ni tan siquiera conoces, claves para despertar a la tejedora del alma que duerme dentro de ti o, incluso, mira por dónde, palabras en forma de cuentos para abrirte a una nueva forma de mirar. Porque lo que jamás hace ninguna anciana tejedora ni ninguna mujer araña es perder el tiempo.

Los cuentos que narran la historia de las mujeres tejedoras del alma nacieron para recordar a toda mujer su enorme capacidad de restaurarse a sí misma, y su poder para construir el paraíso incluso en tierra baldía. Por eso quiero contaros la historia real de Ronin Wano, que también es una alegoría de la herida de todas las mujeres y del propio planeta.

 

Hace mucho tiempo en un país lejano ella era la única nieta que su abuela sabia educó para que puntada a puntada y palabra a palabra descubriera los hilos ancestrales que tejen la memoria e hilan la vida; para que susurrara las verdades al alma de las mujeres despistadas y sus palabras devolvieran las fuerzas y ganas de vivir. Al crecer la niña debía enseñar a todas las demás mujeres de su tribu para mantener vivo el alma de su pueblo y el espíritu del río. La llamaron Ronin Wano, servidora de la serpiente, porque en lo más profundo de las más oscuras aguas del río a cuya orilla nació habita una anaconda que guarda los saberes y secretos milenarios con que todas las  abuelas un día hilaron memoria, tejieron existencia y gestaron porvenir.

Durante muchos años la abuela envió a su nieta a lo más profundo del río para que aprendiera el idioma del agua y escuchara la historia de sus propias abuelas, a lo más alto de los más altos cedros para aprender los secretos que las hembras pájaros contaban a sus hijos y a los más difíciles riscos para perder el miedo a morir y a vivir. Cada noche de luna llena la abuela y la nieta se acercaban a las casas de las mujeres hastiadas para recordarles la fuerza de la flexibilidad y la fe en la vida. Pero cuando aquella niña creció todo cambió. Los árboles milenarios se talaban y se vendían para hacer parqué. Fue entonces cuando las hijas de sus hijas, que habían crecido contemplando un televisor, rechazaron su herencia y olvidaron el sencillo ejercicio de ser. Cuando Ronin Wano se convirtió en abuela su gente ya no se sentía unida a los árboles, ni al agua, ni a la luna; ni al vientre con sus ciclos. Fue entonces cuando la anciana supo que sus cuentos debían llegar a las mujeres de más allá del gran río que jamás habían aprendido a crear el tapiz de sus propias vidas y ahora debían tejer el gran tapiz de todos.

 

 

Hay un momento en la vida de cada mujer contemporánea en el que suele encontrarse frente a un cruce de caminos del que nadie antes le ha hablado: de un lado el camino marcado por la educación del mundo patriarcal en el que ha crecido donde encuentra hilos inservibles para tejer con el alma la vida que tiene frente a si, patrones demasiado estrechos, telas poco maleables y escasas posibilidades de fantasía. Al otro lado el reto de encontrar su propio hilo que casi siempre es invisible a los ojos pero no al corazón y que tiene el don de unir la herencia de las abuelas sabias con su propio camino y el de todas las mujeres. ¿Hacia dónde ir? ¿Cómo encontrar el hilo? ¿Cómo empezar a tejer la propia vida y sentirse completa? El periplo del viaje de la heroína también tiene estructura de tragedia griega: a veces la mujer muere para renacer, se hiela para descubrir, se agota para tomar fuerzas pero aprende a hacer alquimia con las emociones y encuentra dentro de si los hilos que la unen a todo. Eso enseña la vida, que siempre sigue adelante.

0 comentarios

Alcanza tu sueño....


Sé firme en tus actitudes y perseverante en tu ideal. Pero sé paciente, no pretendiendo que todo te llegue de inmediato.
Haz tiempo para todo, y todo lo que es tuyo, vendrá a tus manos en el momento oportuno.
Aprende a esperar el momento exacto para recibir los beneficios que reclamas.
Espera con paciencia a que maduren los frutos para poder apreciar debidamente su dulzura.
No seas esclavo del pasado y los recuerdos tristes.
No revuelvas una herida que esta cicatrizada. No rememores dolores y sufrimientos antiguos.
¡Lo que pasó, pasó!

De ahora en adelante procura construir una vida nueva, dirigida hacia lo alto y camina hacia adelante, sin mirar hacia atrás.
Haz como el sol que nace cada día, sin acordarse de la noche que pasó. Sólo contempla la meta y no veas que tan difícil es alcanzarla.
No te detengas en lo malo que has hecho; camina en lo bueno que puedes hacer.
No te culpes por lo que hiciste, camina en lo bueno que puedes hacer.
No trates que otros cambien; sé tú el responsable de tu propia vida y trata de cambiar tú.
Deja que el amor te toque y no te defiendas de él.
Vive cada día, aprovecha el pasado para bien y deja que el futuro llegue a su tiempo.
No sufras por lo que viene, recuerda que cada día "tiene su afán".
Busca a alguien con quien compartir tus luchas hacia la libertad; una persona que te entienda, te apoye y te acompañe en ella.
Si tu felicidad y tu vida dependen de otra persona, despréndete de ella y ámala, sin pedirle nada a cambio.

Aprende a mirarte con amor y respeto, piensa en ti como en algo precioso.
Desparrama en todas partes la alegría que hay dentro de ti.
Que tu alegría sea contagiosa y viva para expulsar la tristeza de todos los que amas. La alegría es un rayo de luz que debe permanecer siempre encendido, iluminando todos nuestros actos y sirviendo de guía a todos los que se acercan a nosotros.
Si en tu interior hay luz y dejas abiertas las ventanas de tu alma, por medio de la alegría, todos lo que pasan por la calle en tinieblas, serán iluminados por tu luz.

Trabajo es sinónimo de nobleza. No desperdicies el trabajo que te toca realizar en la vida. El trabajo ennoblece a aquellos que lo realizan con entusiasmo y amor. No existen trabajos humildes. Solo se distinguen por ser bien o mal realizados. Da valor a tu trabajo, cumpliéndolo con amor y con cariño y así te valorarás a ti mismo.

Dios nos ha creado para realizar un sueño: ser felices.
Vivamos por él, intentemos alcanzarlo.
Pongamos la vida en ello y si nos damos cuenta que no podemos, quizá entonces necesitemos hacer un alto en el camino y experimentar un cambio radical en nuestras vidas.
Así, con otro aspecto, con otras posibilidades y con la gracia de Dios, lo haremos.
No te des por vencido, piensa que si Dios te ha dado la vida, es porque sabe que tú puedes con ella.
El exito en la vida no se mide por lo que has logrado, sino por los obstáculos que has tenido que enfrentar en el camino.
Tú y sólo tú escoges la manera en que vas a afectar el corazón de otros y esas decisiones son de lo que se trata la vida."


Mahatma Ghandi

0 comentarios

El amor no es una relación

El amor no es una relación. El amor es un estado; no tiene nada que ver con nadie más. Uno no se enamora, uno es amor. Por supuesto, si eres amor estás enamorado, pero ése es el resultado, la consecuencia, pero no el origen. El origen es que eres amor.
¿Quién puede ser amor? Evidentemente, si no eres consciente de quién eres, no podrás ser amor. Serás miedo. El miedo es exactamente lo contrario del amor. Recuerda que el odio no es lo contrario del amor, como la gente piensa. El odio es amor al revés, no es lo contrario del amor. Lo contrario del amor realmente es el miedo. Con el amor te expandes, con el miedo te encoges. Con el miedo te cierras, con el amor te abres. Con el miedo dudas, con el amor confías. Con el miedo te quedas en soledad. Con el amor desapareces; se desvanece la cuestión de la soledad. Si no existes, ¿cómo te puedes sentir solo? Entonces, estos árboles, los pájaros, las nubes, el sol y las estrellas están dentro de ti. El amor es cuando conoces tu cielo interno.
Los niños no tienen miedo; los niños nacen sin miedo. Si la sociedad puede ayudarles y apoyarles para que permanezcan sin miedo, si les ayuda a subirse a los árboles y a las montañas, y a nadar en el mar y los ríos —si la sociedad puede ayudarles con todos sus medios a ser aventureros, aventureros de lo desconocido, y si la sociedad puede provocar una búsqueda en vez de darles creencias muertas entonces, los niños se volverán grandes amantes, amantes de la vida. Ésta es la verdadera religión. No hay mayor religión que el amor.
Medita, baila, canta y profundiza más en ti mismo. Escucha a los pájaros más atentamente. Mira las flores con asombro, con admiración. No te vuelvas erudito, no etiquetes las cosas. Eso es la erudición, el maravilloso arte de etiquetarlo todo, catalogarlo todo. Conoce gente, mézclate con la gente, con toda la gente que puedas, porque cada persona expresa una faceta de Dios distinta. Aprende de las personas. No tengas miedo, la existencia no es tu enemigo. La existencia te cuida, la existencia está dispuesta a apoyarte de todas las formas posibles. Confía y empezarás a sentir un considerable aumento de energía. Esa energía es amor. Esa energía quiere bendecir a toda la existencia, porque cuando estás en esa energía te sientes bendecido. Y cuando uno se siente bendecido, ¿qué otra cosa puede hacer sino bendecir a toda la existencia?
El amor es un profundo deseo de bendecir a toda la existencia.

— Osho
3 comentarios

Señales de madurez emocional

 

“Madurez es lo que alcanzo cuando ya no tengo necesidad de juzgar ni culpar a nada ni a nadie de lo que me sucede.”

Anthony de Mello

 

La madurez se asocia, generalmente, a la edad cronológica y a los años de experiencia en la vida. Sin embargo, cuando se trata de madurez emocional, la edad puede tener poco que ver en esto.

Madurar significa entender que entender que ha llegado ese punto de la vida en el que comprendes que no puede haber un amor más poderoso que el amor propio. Significa que has aprendido a aceptar lo que viene y a fluir ante la vida.

Como es obvio, la madurez emocional no surge de la nada, sino que requiere de trabajo, de esfuerzo, de voluntad y de ganas de mirar en nuestro interior. Porque no solo es tener la cabeza amueblada, sino también el corazón.

Características de las personas emocionalmente maduras:

 

Saben decir adiós.

Hay que entender que la mayor parte de nosotros tenemos miedo a las alturas, sobre todo cuando son emocionales. Por eso, es natural que tengamos vértigo cuando se trata de soltar las cuerdas y dejar que la vida fluya.

Pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor hace que, como se suele decir, nos duela el alma. Nos impide soltar, dejar ir. Y nos sume en el pánico a un abismo que nuestros ojos se empeñan en ver demasiado profundo.

Las personas emocionalmente maduras saben que la vida es mucho mejor si se vive en libertad. Así que, dejan marchar lo que ya no les pertenece, pues comprenden que mirar al pasado nos impide cerrar etapas y cicatrizar nuestras heridas emocionales.


Pueden mirar, sin dolor, hacia su pasado emocional

Limpiar el dolor de nuestro pasado es absolutamente necesario para poder avanzar en nuestro camino emocional. Las malas hierbas crecen rápidamente, por lo que, si no limpiamos nuestra senda, no podremos ver lo que hay a continuación.

Las personas emocionalmente maduras conocen la importancia que tiene vivir en el presente, superando y aceptando lo que sucedió. Lo que pasó, pasó; y, de una forma u otra, tenemos el derecho de aprender de ello y seguir.

Dejando de revisar nuestro interior no conseguimos escapar de él, sino permitir que lo negativo de nuestro pasado maneje a su antojo nuestra vida presente. Y esto, por supuesto, resta espacio a lo positivo y, además, duele. Duele mucho.


Es por esta razón que, cuando hemos aprendido lo suficiente de nuestro dolor, quitamos el miedo de mirar hacia nuestro interior para sanar nuestro pasado emocional y subir un nuevo escalón en la vida.

 

Saben lo que piensan y lo que sienten

La madurez emocional ayuda a alcanzar una conciencia especial de los pensamientos y los sentimientos propios y ajenos. De hecho, es probable que las personas emocionalmente maduras se esfuercen por escribir y pensar sobre qué opinan de algo o sobre cómo se sienten.


“Madurar es cuidar lo que dices, respetar lo que escuchas y

meditar lo que callas“


La claridad mental de las personas maduras contrasta con la pereza y el caos constante de las personas que no han alcanzado este punto de madurez.  Por eso, la madurez mental ayuda a resolver problemas  de la vida cotidiana de manera eficaz.


Dejan de quejarse

Dejar de quejarse es la mejor manera de encender el cambio. Las personas emocionalmente maduras lo saben muy bien: o cambias o aceptas.

La queja puede meternos en laberintos oscuros que no tienen salida. Somos lo que pensamos, y eso las personas emocionalmente maduras lo han experimentado. Si actúas más y te quejas menos significa que estás creciendo emocionalmente.

 

Pueden empatizar sin sentirse abrumados por las emociones ajenas.

Son capaces de gobernar y manejar sus emociones y las que les contagian. Eligen lo que quieren conservar y lo que no, lo que les ayuda a ser muy eficientes en la labor de escucha.

Además, consiguen que en sus relaciones haya un equilibrio entre dar y recibir, resultando unos intercambios mucho más satisfactorios.

 

No se castigan por cometer errores

Los errores son una buena manera de aprender. Es decir, fallar nos permite saber cuál es el camino que no debemos seguir. Por eso, los errores son bienvenidos en las vidas de las personas maduras.

Además, las personas emocionalmente maduras no se castigan por tener limitaciones, las aceptan y trabajan para mejorarlas. No insisten en que las cosas siempre salen bien, ya que saben que no todo es de color de rosa y que cada golpe puede ser una buena oportunidad para crecer.

 

Han aprendido a abrirse

emocionalmente

Las corazas pertenecen al pasado y que solo dificultan nuestro viaje. Por eso, es muy importante dejar de temer al compromiso y al amor, confiando en uno mismo y en los demás de manera plena.

 


Disfrutan tanto del tiempo en soledad como del tiempo compartido.

 


La madurez emocional te permite tomar las riendas de su vida. Tener una visión propia del mundo y una gran ambición para el éxito. 

Al desarrollar la madurez emocional, la vida se convierte en un placer y no una tarea.

 

 

Fuente: Raquel Aldana (Una Mente maravillosa)

6 comentarios

Marilyn Monroe

Una de las actrices más famosas, Marilyn Monroe, se suicidó y los psicoanalistas han estado buscando el motivo. Fue una de las mujeres más hermosas de todos los tiempos, una de las más exitosas. Incluso el presidente de Estados Unidos, Kennedy, estuvo enamorado de ella; tuvo además miles de amantes. No se puede pensar en qué más pudo tener. Lo tenía todo.

Pero era un personaje público y ella lo sabía. Incluso en su habitación, cuando el presidente Kennedy estaba allí, lo llamaba señor presidente, como si no estuviera haciendo el amor con un hombre sino con una institución.

Ella era una institución. Poco a poco, se dio cuenta que no tenía nada privado. Una vez alguien le preguntó, recientemente había posado desnuda para un calendario y alguien preguntó: “¿Tenías algo puesto mientras posabas desnuda para el calendario?” Ella dijo: “Sí, tenía algo puesto: La radio”.

Expuesta, desnuda, sin privacidad. Mi sensación es que se suicidó porque era lo único que le quedaba que podía hacer privadamente. Todo era público, era lo único que le quedaba que podría hacer por sí misma, sola, algo totalmente íntimo y secreto. Las figuras públicas siempre están tentadas por el suicidio porque sólo a través del suicidio pueden tener un vislumbre de quiénes son.

Todo lo que es bello es interior y lo interior significa privacidad. ¿Has visto a las mujeres haciendo el amor? Siempre cierran los ojos. Saben algo. En la oscuridad, todo lo demás desaparece porque no puedes ver. Sólo tú y los sentidos están ahí. Es por eso que en todos los buenos restaurantes, se evita la luz, se evita la luz fuerte. Hay velas. Siempre que hay luz de velas, el sabor es más profundo, comes bien y te gusta más. La fragancia te rodea. Si hay luz muy brillante, no hay más sabor. Los ojos lo hacen todo público.

Ve hacia dentro para que tu exteriorizar se vuelva más rico y no se vea empobrecido. Y siempre recuerda que cada vez que te sientas agotado, la fuente de energía está adentro. Cierra tus ojos y ve hacia dentro. Establece relaciones externas, por supuesto, tiene que haber relaciones externas, te mueves en el mundo, las relaciones de negocios estarán allí, pero eso no tendría que ser todo. Tienen una función que desarrollar, pero tiene que haber algo absolutamente secreto y privado, algo a lo que puedas llamar tuyo propio. Establece también relaciones internas.

 Esto fue lo que le faltó a Marilyn Monroe. Era una mujer pública, exitosa, sin embargo, un fracaso por completo. Estaba en la cumbre del éxito y la fama cuando se suicidó. Tenía todo para vivir; no puedes concebir más fama, más éxito, más carisma, más belleza, más salud. Todo estaba allí, nada podría ser mejor, y todavía hacía falta algo. Lo interno, el interior estaba vacío.

Osho. Come follow to You, Vol. 1 charla #6

0 comentarios

Hola, yo soy tu síntoma

HOLA, YO SOY TU SÍNTOMA


Hola, tengo muchos nombres: dolor de rodilla, grano, dolor de estómago, reumatismo, asma, mucosidad, gripe, dolor de espalda, ciática, cáncer, depresión, migraña, tos, gripe, dolor de garganta, insuficiencia renal,diabetes, hemorroides, y la lista sigue y sigue. Me he ofrecido como voluntario para el peor trabajo posible: ser el portador de noticias poco gratas para ti.
Tú no me comprendes, nadie me comprende. Tú piensas que quiero fastidiarte, echar a perder tus planes de vida, todos piensan que quiero entorpecerles, hacerles daño o limitarles. Y no, eso sería un completo disparate. Yo, el síntoma, simplemente intento hablarte en un lenguaje que comprendas. Que entiendas.
A ver, dime algo, ¿tú irías a negociar con terroristas, tocando a su puerta con una flor en la mano y una camiseta con el símbolo de “paz” impreso en la espalda? ¿No verdad?.

Entonces, por qué no comprendes que yo, el síntoma, no puedo ser “sutil” y “suavecito” cuando debo darte el mensaje. Me golpeas, me odias, con todo el mundo te quejas de mi, de mi presencia en tu cuerpo, pero no te tomas ni un segundo en razonar y tratar de comprender el motivo de mi presencia en tu cuerpo.

Sólo te escucho decirme: “Cállate”, “vete”, “te odio”, “maldita la hora en que apareciste”, y mil frases que me hacen impotente para hacerte comprender. Pero yo debo mantenerme firme y constante, porque debo hacerte entender el mensaje.
¿Qué haces tú? Me mandas a dormir con medicinas. Me mandas callar con tranquilizantes, me suplicas desaparecer con antiinflamatorios, me quieres borrar con quimioterapias. Intentas días con día, taparme, sellarme, callarme. Y me sorprende ver que a veces, hasta prefieres consultar brujas y adivinos para que de forma “mágica” yo me vaya de tu cuerpo.
Y yo, cuando mi única intención es darte un mensaje, soy totalmente ignorado.

Imagínate que soy esa alarma con sirena en el Titanic, esa que intenta de mil formas decirte que de frente hay un Iceberg con el que vas chocar y hundirte. Sueno y sueno por horas, por días, por semanas, por meses, por años, intentando salvar tu vida, y tú te quejas porque no te dejo dormir, porque no te dejo caminar, porque no te dejo trabajar, pero sigues sin escucharme…
¿Vas comprendiendo??
Para ti, yo el síntoma, soy “La Enfermedad”.
Qué cosa más absurda. No confundas las cosas.
Y vas al médico, y pagas por docenas de consultas médicas.
Gastas dinero que no tienes en medicamento tras medicamento. Y sólo para callarme.
Yo no soy la enfermedad, soy el síntoma.
¿Por qué me callas, cuando soy la única alarma que está intentando salvarte?

La enfermedad, “eres tú”, “es tu estilo de vida”, “son tus emociones contenidas”, eso sí es la enfermedad. Y ningún médico aquí en el planeta tierra, sabe cómo combatir enfermedades. Lo único que hacen es combatirme, combatir el síntoma. Callarme, silenciarme, desaparecerme. Ponerme un maquillaje invisible para que tú no me veas.

Y sí, está bien si ahora que lees esto, te sientes un poco molesto sí. Esto debe ser algo como un “golpazo a tu inteligencia”. Está bien si por ahora te sientes un poco molesto o frustrado. Pero yo puedo manejar tus procesos bastante bien y los entiendo. De hecho, es parte de mi trabajo, no te preocupes. La buena noticia es que depende de ti no necesitarme más. Depende totalmente de ti, analizar lo que trato de decirte, lo que trato de prevenir.
Cuando yo, “el síntoma”, aparezco en tu vida, no es para saludarte, no. Es para avisarte que una emoción que contuviste dentro de tu cuerpo, debe ser analizada y resuelta para no enfermarte. Deberías darte la oportunidad de preguntarte a ti mismo: “por qué apareció este síntoma en mi vida”, “qué querrá decirme”?.¿Por qué está apareciendo este síntoma ahora?,
¿Qué debo cambiar en mí para ya no necesitar de este síntoma?.

Si dejas este trabajo de investigación, sólo a tu mente, la respuesta no te llevará más allá de lo que has hecho años atrás. Debes consultar también con tu inconsciente, con tu corazón, con tus emociones.

Por favor, cuando yo aparezca en tu cuerpo, antes de correr al doctor para que me duerma, analiza lo que trato de decirte, de verdad que por una vez en la vida, me gustaría ser reconocido por mi trabajo, por mi excelente trabajo. Y entre más rápido hagas conciencia del por qué de mi aparición en tu cuerpo, más rápido me iré.

Poco a poco descubrirás, que entre mejor investigador seas, menos veces vendré a visitarte. Y te aseguro que llegará el día en que no me vuelvas a ver ni a sentir. Al mismo tiempo que logres ese equilibrio y perfección como “analizador” de tu vida, tus emociones, tus reacciones, tu coherencia, te garantizo que jamás volverás a consultar a un médico ni a comprar medicinas.
Por favor, déjame sin trabajo.
¿O piensas de verdad que yo disfruto lo que hago?
Te invito a que reflexiones, cada que me veas aparecer, el motivo de mi visita.

Te invito, a que dejes de presumirme con tus amigos y familia
como si yo fuera un trofeo.
Estoy harto de que digas:
“Ay pues yo sigo con mi diabetes, ya ves que soy diabético”.
“Ay pues ya no aguanto el dolor en mis rodillas, ya no puedo caminar”.
“Siempre yo con mi migrañas”.
Me presumes como si yo fuera un tesoro del cual no piensas desprenderte jamás.
Mi trabajo es vergonzoso. Y te debería dar vergüenza presumirme ante los demás. Cada vez que me presumes, realmente estás diciendo: “Miren que débil soy, no soy capaz de analizar ni comprender mi propio cuerpo y mis propias emociones, no vivo en coherencia, mírenme, mírenme!”.
Por favor, haz conciencia, reflexiona y actúa.
Entre más pronto lo hagas, más rápido me iré de tu vida!
Atte,
El síntoma.

Autor desconocido
0 comentarios

Tu felicidad depende de ti


“Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana

es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias”

John Locke


Existe una búsqueda incesante por lograr la felicidad que nos lleva a obsesionarnos sin saber realmente bien qué es y cómo se consigue. La felicidad es el estado en el que a todos los seres humanos nos gustaría encontrarnos.


¿Qué es realmente la felicidad?

En primer lugar, para saber qué es realmente la felicidad, tendríamos que hacernos la pregunta – ¿Qué es para mí la felicidad?, la respuesta puede resultar algo compleja y estar llena de matices diferentes para cada uno de nosotros, eso nos puede indicar que la felicidad no es algo que está ahí fuera; bajo las circunstancias que vivimos, sino más bien en nosotros mismos, en cómo vivimos esas experiencias.

Si vamos por la vida con la creencia de que la felicidad depende de nuestras circunstancias, de las situaciones por las que pasamos; de tener más dinero, unos hijos mejores, un buen trabajo, una pareja estable, etc., estaremos continuamente buscando aquello que nos falta, sin darnos cuenta de que la felicidad no tiene nada que ver con eso.


La felicidad podemos encontrarla siempre en nosotros, no es algo que esté ahí fuera; es cuestión de darse cuenta de que no depende de lo que tenemos, sino más bien de lo que somos. Esto significa aprender a quererse, aceptarse y a convivir con uno mismo, puesto que serán las claves para que ante cualquier situación podamos sentir la felicidad que radica en nuestro interior.

Nuestra actitud ante la vida cambia cuando tomamos conciencia de que la satisfacción personal no es tan variable como nos han hecho creer, no está en constante dependencia de lo que suceda a nuestro alrededor.

Disponemos del potencial de elegir cómo vivir nuestras experiencias, para conseguir una mayor armonía y responsabilizarnos de nuestra felicidad.

No se trata de vivir más experiencias positivas que negativas, sino de aprender a integrar todas las experiencias como un aprendizaje vital, puesto que todas ellas son útiles y necesarias.


La venta de felicidad

Es muy común poner nuestra felicidad en dependencia de lo que sucede a nuestro alrededor, así lo hemos aprendido, así nos lo han enseñado. Es por esto por lo que existe la tiranía de la felicidad.

Se vende la felicidad bajo fórmulas de cómo hay que vivir la vida, de cómo hay que comportarse y qué es lo que hay que tener. De esto se aprovechan muy bien los medios de comunicación, la publicidad y la política; encargándose de transmitirnos de que seremos más felices cuantas más cosas tengamos.

De que es preciso generar emociones positivas constantemente y de que debemos vivir en esa burbuja ideal, que no representa para nada a nuestra realidad. Por eso aparece la frustración, y lo que es peor, la desconexión con nosotros mismos.

La incesante búsqueda de la felicidad en lo externo, hace que nos alejemos más de nosotros mismos, y por lo tanto de la felicidad inherente a nuestra naturaleza.

Esto es algo que podemos comprobar cada día, cualquier persona que ponga su satisfacción en lo que tiene y lo que consigue acabará perdiéndose así mismo, puesto que no es algo real, es efímero, no son auténticas necesidades de satisfacción, son necesidades que nos hemos creado.

Y cuanto más se tiene más se necesita, por eso existe la frase célebre de San Agustín: “No es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita”, refiriéndose a la felicidad.

Toda esta dependencia de lo externo supone someterse a un estado continuo de esclavitud.


Sentir que la felicidad depende de uno mismo

Asimilar e integrar, este mensaje puede ser fundamental en nuestras vidas. Entendiendo que no vamos a ser más felices por conseguir más triunfos, más dinero, poder y reconocimiento, puesto que la felicidad no tiene nada que ver con la ambición.

Que no vamos a ser más felices por obtener mayores sensaciones de placer; ya que la búsqueda de placer por mediación del cuerpo tampoco es lo que nos causa felicidad.

Todo este tipo de asuntos conforma nuestra vida superficial, sin profundidad y apenas calidad. Representa al ser humano que está dormido y que vive en el mundo de la cantidad.

Es primordial darse cuenta de que la felicidad tiene más de psicológico que de fisiológico. Supone un estado de conciencia más elevado, un reencuentro consigo mismo, un despertar hacia lo verdaderamente importante.

Podemos conseguirlo si aprendemos a escucharnos, a atender a nuestras verdaderas necesidades; alejándonos de todo aquello que nos esclaviza y nos envuelve en una espiral de un deseo permanente insatisfecho.


Buda Gautama dice: “Existe el placer y existe la dicha. Renuncia a lo primero para poseer lo segundo”


Fuente: La mente es maravillosa. Rafa Aragón

0 comentarios

Los Chakras

Los Chakras son vórtices de energía a través del cual fluye la fuerza de vida a través de nuestro ser. Cada uno de lo chakras corresponden a diferentes aspectos de nuestro ser e influyen en los aspectos físicos, mentales y emocionales.
La mayoría de los terapeutas expresan que es buen indicio que nuestros chakras estén abiertos porque nosotros nos sentiremos en sintonía con el Universo y nuestras experiencias con el entorno y con otros.
Cuando tenemos los chakras bloqueados o cerrados experimentamos una sensación de bloqueo de energía en el cuerpo, la energía no llega adecuadamente y los órganos relacionados con los chakras que se encuentran cerrados.
Cuando nosotros nos sentimos gozosos con la vida nuestros chakras se abren para recibir la energía de la alegría y del amor. Cuando experimentamos dolor, rabia y emociones bajas nuestros chakras tienden a cerrarse como un modo de protección, especialmente cuando nos encontramos en entornos caóticos o de estrés.


Significado de los Chakras bloqueados


Primer Chakra cerrado:
La persona esta desmotivada, su voluntad de vivir esta muy disminuida.
* Fluye a través de el INSTINTO DE SUPERVIVENCIA
* Lo bloquea el MIEDO.


Segundo Chakra cerrado:
La persona tiene dificultad para recibir y dar amor. No hay potencia sexual.
* Fluye a través de EL PLACER
* Lo bloquea la CULPA


Tercer Chakra cerrado:
Dificultad para sentir, bloquea sus sentimientos. No sentirá amor y aceptación por si mismo. Sentimientos de rechazo personal y desinterés de la propia salud.
* Fluye a través de LA VOLUNTAD
* Lo bloquea LA VERGÜENZA


Cuarto Chakra cerrado:
Tiene dificultad para amar sin recibir nada a cambio. Ausencia de propósito y significado de su existencia. Tenemos la idea equivocada de que Dios y todos se oponen a nuestra voluntad.
* Fluye a través de EL AMOR
* Lo bloquea EL DOLOR


Quinto Chakra cerrado:
La persona no puede hacerse cargo de su vida. La comunicación no fluye. Profesionalmente esta frustrado, no hace lo que quiere.
* Fluye a través de LA VERDAD
* Lo bloquea LA MENTIRA


Sexto Chakra cerrado :
Existe confusión, ideas bloqueadas. Las ideas no tienen salida al plano material. Se convierte en frustración.
* Fluye a través de EL DISCERNIMIENTO
* Lo bloquea LA ILUSIÓN


Séptimo Chakra cerrado:
La persona no ha conectado su ser espiritual a su ser físico
* Fluye a través de LA ENERGÍA CÓSMICA
* Lo bloquea LAS ATADURAS TERRENALES.


¿Y Como se desbloquean los Chakras? se realiza con un trabajo interior, cada chakra interviene en varios cuerpos, físico mental, emocional, etc, debes ver donde están los bloqueos, que comúnmente están en las emociones y de ahí ir desbloquean dolos, puedes hacerlo mediante la meditación, la introspección y el auto-analisis.


Fuente: Barcelona Alternativa
0 comentarios

El poder de las afirmaciones y los decretos

Cada palabra que se pronuncia es un decreto que se manifiesta en lo exterior.

La palabra es el pensamiento hablado.

El sentimiento que acompaña a un pensamiento es lo que lo graba más firmemente en el subconsciente.

Por lo tanto pensamiento más sentimiento, tiene un gran poder de realización.

Debes tener cuidado de lo que piensas y lo que expresas.

Observa tus frases, recuerda que son decretos y lo que pienses con sentimiento y lo expreses mediante el verbo, se manifestará en tu vida.

 

Las afirmaciones son pensamientos positivos que repetimos para sembrarlos en la conciencia. A través de la repetición de estas frases positivas (afirmaciones) alimentamos nuestro cerebro con ideas productivas que nos llevan a realizar acciones productivas.

 

La mente humana es increíblemente poderosa y si le damos un objetivo claro  y un  propósito definido ella va a ayudarnos a crear una realidad hermosa, fructífera, exitosa y relajada.

 

Las afirmaciones consisten en elegir los propios pensamientos, aquellos que definen más nuestros anhelos y utilizarlos el número de veces que sea necesario para que su fuerza creativa nos encamine a tomar los pasos y las acciones que van a producir resultados en el mundo real.

 

A continuación tienes algunas afirmaciones. Sin embargo, te invito a crear  tus propias afirmaciones y decretos, su poder es efectivo y maravilloso, inténtalo.  Escribe tus afirmaciones, llévalas contigo, léelas, repítelas, memorízalas y verás cómo van a cambiar tu vida.

 

Soy fuerte y puedo vencer cualquier obstáculo.

Soy una persona exitosa

Tengo todos los poderes para triunfar.

Tengo confianza en mí mism@.

Estoy en paz conmigo y con los demás

Vivo en el presente.

Construyo mi futuro.

Soy valios@.

Soy libre.

Vivo en comunión con el amor y la felicidad.

Tengo armonía interior.



0 comentarios

¿Cuál es tu hemisferio dominante?


¿Por qué  existen personas que siempre buscan certezas, mientras otros están más conectados con una dimensión más inmaterial y espiritual? La explicación a esta pregunta, podría estar en nuestro cerebro.

Nuestro cerebro se encuentra totalmente separado por dos hemisferios, el derecho y el izquierdo. En lo profundo del cerebro se encuentra el cuerpo calloso, constituido por millones de fibras nerviosas que unen ambos hemisferios entre sí. Cada hemisferio procesa la información de manera totalmente distinta; el izquierdo es nuestro pensamiento lógico y racional, mientras que el derecho es nuestra parte más creativa conectada a una dimensión más inmaterial.

Así pues nos pasamos la vida entre la lucha de dar prioridad al pensamiento lógico y racional frente a la intuición.

Desde pequeños jugamos a imaginar con lo que queremos ser de mayores. Soñamos, imaginamos con aquello que nos conecta más con nuestro hemisferio derecho. Sin embargo vamos creciendo y de repente chocamos con la “realidad” que nos dice que no podemos ganarnos la vida con aquello que queremos. Nuestro hemisferio izquierdo se hace más presente en nuestro día a día y comenzamos a dejar de lado nuestros sueños.

Nacemos todos con un enorme talento y potencial; sin embargo, ¿Por qué unas personas consiguen dedicarse profesionalmente al trabajo que les gustaría y que les apasiona y otros no?  La respuesta puede estar en nuestro cerebro.

Cada hemisferio de nuestro cerebro procesa la información  del exterior de manera totalmente independiente, se comportan como si estuviéramos hablando de dos personalidades totalmente distintas.


Hemisferio derecho: Nuestro lado más creativo y emotivo

El hemisferio derecho del cerebro procesa la información pasando de lo general a lo particular. En otras palabras, ve el “panorama global” antes que los detalles. Es la parte del cerebro que se ocupa de las habilidades de carácter subjetivo y de la capacidad creativa. Este hemisferio ayuda a resolver los problemas valiéndose de los presentimientos, examinando los modelos y las similitudes. En lugar de trabajar de forma planificada, las personas que son más bien de hemisferio derecho actúan de forma espontánea y prefieren la información abstracta e incierta.


Hemisferio izquierdo: Nuestro lado más políticamente correcto

El hemisferio izquierdo procesa los datos yendo de lo particular a lo general, tomando los fragmentos de la información y disponiéndolos de forma metódica antes de sacar conclusiones. Es el lado del cerebro que funciona guiado más por el pensamiento racional que por la intuición. Este hemisferio cerebral trabaja con una información bien definida y consolidada, resolviendo los problemas lógica y secuencialmente. Las personas que son de hemisferio izquierdo examinan las partes y analizan las diferencias, siempre dentro de una existencia planificada y estructurada. Obtienen mejores resultados realizando pruebas con preguntas de opción múltiple que redactando trabajos.


Cómo saber qué lado de nuestro cerebro es más dominante.

Lejos de tener ambos hemisferios iguales, la mayoría de la gente posee un lado dominante. En otras palabras, uno de ellos suele ser más fuerte que el otro.


Hemisferio derecho

“Yo soy el hemisferio derecho del cerebro. Soy creativo. Un espíritu libre. Soy pasional. Anhelante. Intuitivo. Sensual. Soy el sonido de las risas. Soy sabor. La sensación de la arena bajo tus pies descalzos. Soy movimientos. Colores vivos. Yo uno. Soy la urgencia de pintar un lienzo en blanco. Soy imaginación sin límites. Arte. Poesía. Soy el sentido. Yo sientoSoy todo lo que quiero ser.


Hemisferio Izquierdo

“Yo soy el hemisferio izquierdo del cerebro. Soy un científico. Un matemático. Amo lo habitual. Yo categorizo. Yo separo. Soy preciso. Lineal. Analítico. Estratégico. Soy práctico. Siempre tengo el control. Un maestro de las palabras y el lenguaje. Realista. Calculo ecuaciones y juego con los números. Soy ordenado. Soy lógicoSé exactamente como soy.


Una idea errónea

Aunque es habitual decir que la gente es de hemisferio derecho o de hemisferio izquierdo, nadie es totalmente de uno o de otro. Por lo general, las personas utilizan su lado dominante para procesar la información. No obstante, el proceso de aprendizaje y el razonamiento mejoran cuando ambos lados del cerebro participan en la resolución de los problemas. Por lo tanto, estaría bien que prestaras más atención a la forma de pensar menos dominante.


Fuentes: Maria José Tenedor. Ilustración de Gil Aviyam y Lena Guberman

2 comentarios

Síntomas de la enfermedad o reflejos del Alma

La tabla que viene a continuación, te ayudará a buscar los síntomas que reflejan, algunas de las enfermedades que a menudo padecemos, si tratáramos de entenderlos nos ayudaría a curarnos desde el interior de nuestro ser. El síntoma, al hacer aflorar elementos reprimidos, hace sinceros a los seres humanos. Estas enfermedades nos están mandando un mensaje muy claro para que cambiemos de comportamiento, paremos o meditemos, nos están diciendo dónde fallamos, en qué tenemos que superarnos, dónde tenemos una CARENCIA importante.

 

Fuente: Louis L. Hay. Sana tu cuerpo.

 

Busca tu dolencia alfabéticamente

SÍNTOMA – CAUSAS QUE LO ORIGINAN

Aparato genital: Sexualidad
Aborto espontáneo: Miedo del futuro. Programación inoportuna
Accidentes: Incapacidad de hacerse valer. Rebelión contra la autoridad.
Achaques: Ansia de amor. Deseos de ser abrazado.
Acné: No aceptación de uno mismo. No gustarse.
Addison, enfermedad de: Grave desnutrición emocional. Cólera contra uno mismo.
Adicciones: Enfado por tomar decisiones equivocadas.
Alcoholismo: Sensación de futilidad, culpa e incapacidad. Rechazo de uno mismo.
Alergias: ¿Alérgico a quien?. Negación del propio poder.
Aliento desagradable: Rabia e ideas de venganza. Experiencias que respaldan.
Alzheimer, enfermedad de: Negarse a enfrentarse a la vida. Desesperanza y desamparo.
Amenorrea: Deseos de no ser mujer. No gustarse.
Amigdalitis: Miedo, emociones reprimidas. Creatividad sofocada.
Amnesia: Miedo. Huida de la vida. Incapacidad de defenderse.
Ampollas: Resistencia. Falta de protección emocional.
Anemia: Actitud de “si, pero”. Falta de alegría. Miedo a la vida. Sentimiento de no valer lo suficiente.
Anginas: Falta de confianza en el proceso de la vida.
Ano: Zona de liberación de deseos.
– Absceso: Cólera relacionada con aquello que no se quiere soltar.
– Comezón o prurito: Culpa por el pasado. Remordimiento
– Dolor: Culpa. Deseo de castigo. “No valgo”.
– Fístula: Liberación incompleta de desechos. Aferrarse a las basuras del pasado.
Anorexia: Negación de la propia vida. Mucho miedo. Rechazo y odio hacia uno mismo.
Apatía: Resistencia a sentir. Freno a la sensibilidad. Miedo.
Apendicitis: Miedo a la vida. El flujo del bien está bloqueado.
Apetito, pérdida del: Protección del yo. Desconfianza de la vida.
Apetito excesivo: Necesidad de protección. Juzgar las emociones.
Arañazos: Sensación de que la vida es una estafa, de que la vida desgarra.
Arrugas: Pensamientos depresivos. Resentimiento con la vida
Arterias: Portadoras del júbilo de la vida.
Articulaciones: Representan cambios en la orientación de la vida y la facilidad o dificultad con que se realizan.
Artritis: Sensación de no ser amado. Actitud de crítica. Resentimiento.
– Artritis reumatoides: Fuerte crítica de la autoridad. Sensación de ser explotado.
Asfixia, ataques de: Temor. Desconfianza en el proceso de la vida. Estancamiento en la infancia.
Asma: Sofocamiento del amor. Incapacidad de respirar solo. Sensación de ahogo. Llanto reprimido.
Asma en los niños y bebés: Temor a la vida. Deseo de no estar aquí.
Astigmatismo: Problemas con el “yo”. Temor a verse realmente.
Boca: Apertura.
Bazo: Obsesión. Tendencia a abandonarse.
Biliares, cálculos: Amargura. Pensamientos rígidos. Juicios condenatorios. Orgullo.
Boca: Representa la incorporación de nuevas idas y sustento.
– Problemas: Opiniones rígidas. Mentalidad cerrada. Incapacidad de aceptar ideas nuevas.
– Llagas: Palabras enconadas retenidas por los labios. Tendencia a culpar.
Bocio: Odio por haber sido agraviado. Víctima. Sentimiento de frustración, de insatisfacción.
Brazos: Representan la capacidad y habilidad para abrazar las experiencias de la vida.
Bronquitis: Ambiente familiar conflictivo. Peleas y gritos. A veces, silencio.
Bulimia: Terror desesperado. Frenético atiborramiento y purga de odio a uno mismo.
Cabello: Libertad, poder
Cabeza, dolores de: Invalidación de uno mismo. Autocrítica. Miedo
Caderas: Transportan el cuerpo en perfecto equilibrio. Principal empuje para avanzar.
– Problemas: Miedo de tomar decisiones importantes. No hay hacia donde avanzar.
Calambres: Tensión y miedo. Aferramiento, sujeción.
Callos: Zonas de pensamientos endurecidas; aferramiento terco al dolor del pasado.
Callosidades: Conceptos e ideas endurecidas. Miedo solidificado.
Calvicie: Miedo y tensión. Intento de controlarlo todo. Desconfianza en el proceso de la vida.
Canas: Estrés. Sumisión a la presión y esfuerzo excesivo.
Cáncer: Herida profunda. Rencor que se mantiene mucho tiempo. Secreto o aflicción profunda que carcome. Carga de odios. Creer que todo es inútil.
Cansancio, fatiga: Resistencia, aburrimiento. Falta de amor por lo que uno hace.
Cara: Representa lo que mostramos al mundo.
Cataratas: Incapacidad de mirar hacia adelante con alegría. Futuro sombrío.
Celulitis: Cólera acumulada y autocastigo.
Cerebro: Representa el ordenador, el teclado.
– Tumor: Información incorrecta de las creencias. Obstinación. Negarse a cambiar viejas pautas.
Cerebrovascular, accidente: Rendición. Resistencia. “Antes morir que cambiar”. Rechazo a la vida.
Ciática: Hipocresía. Temor al dinero y al futuro.
Cifosis o joroba: Incapacidad para fluir con la Vida. Temor y aferramiento a viejas ideas. Desconfianza en la vida. Falta de integridad. Falta de valentía en las convicciones.
Circulación: Representa la capacidad de sentir y expresar las emociones de formas positivas.
Codos: Representan los cambios de dirección y la aceptación de experiencias nuevas.
Colesterol: Obstrucción de los canales del júbilo. Miedo de aceptar la alegría.
Cólicos: Irritación mental, impaciencia. Molestia por el entorno.
Colitis: Inseguridad. Representa la facilidad para dejar marchar lo que está superado.
Colon, mucosidades en el: Acumulación de pensamientos antiguos y confusos que obstruyen el canal de la eliminación. Revolcarse en el fango del pasado.
Colon irritable: Temor a relajarse. Inseguridad.
Columna: Apoyo flexible de la vida.
Coma: Miedo. Intento de escapar de alguien o algo.
Conjuntivitis: Enfado y frustración por lo que se ve en la vida.
Convulsiones, ataques: Deseo de huir de la familia, de uno mismo o de la vida.
Corazón: Capacidad afectiva. Representa el centro del amor y la seguridad.
– Ataque: (infarto de miocardio): por ganar dinero o posición se ha arrancado toda la alegría del corazón.
– Problemas: Viejos problemas emocionales no resueltos. Falta de alegría. Endurecimiento del corazón. Entrega al esfuerzo y al estrés.
Cuello: (vértebras cervicales): Representa la flexibilidad; la capacidad de ver lo que hay detrás.
– Problemas: Negativa a ver otros aspectos de un asunto. Terquedad, inflexibilidad.
Cuerpo, lado derecho: Representa la emisión, la donación, la energía masculina, el hombre, el padre.Cuerpo, lado izquierdo: Representa la receptividad, la comprensión, la energía femenina, la madre.
Debilidad: Cansancio mental
Dedos: Detalles de la vida
Pulgar: El intelecto y la inquietud
Índice: El yo y el miedo
Medio: La cólera y la sexualidad
Anular: Las uniones y la aflicción
Meñique: La familia y la falsedad
Dedos artríticos: Deseo de castigar. Acusación. Sentirse víctima.
Dedos de los pies: Representan los detalles del futuro.
Demencia: Negativa a enfrentar el mundo tal como es. Desesperanza y rabia.
Depresión: Enfado que no se tiene derecho a sentir.
Desmayos, desvanecimientos: Incapacidad para afrontar una situación. Apagón de la conciencia.
Diabetes (hiperglucemia): Nostalgia de lo que pudo haber sido. Gran necesidad de controlar. Tristeza profunda. Ni restos de dulzura.
Dientes: Representan las decisiones. Agresividad, vitalidad
– Problemas: Indecisión mantenida mucho tiempo. Incapacidad de analizar las ideas para decidir.Distrofia muscular: “No vale la pena crecer”.
Dolor: Culpa.
Eccema: Antagonismo intenso. Erupciones mentales.
Edema: ¿De qué o quien no quieres desprenderte?
Encías: Confianza.
Encías, problemas de: Incapacidad de mantener decisiones. Indiferencia ante la vida.
Encías sangrantes: Falta de alegría en las decisiones que se toman en la vida.
Endometriosis: Inseguridad, decepción y frustración. Sustitución del amor a uno mismo por azúcar. Tendencia a culpar.
Enfermedad crónica: Rechazo al cambio. Temor al futuro. Sensación de inseguridad.
Enfermedad incurable: Está en un punto en que no se puede curar por medios externos. Es preciso ir al interior para curarla. Vino de ninguna parte y volverá a ninguna parte.
Enfermedades de la infancia: Fe en los calendarios, convenciones y leyes falsas. Comportamiento infantil de los adultos que rodean al niño.
Enfermedades de transmisión sexual: Sentimiento de culpa por la sexualidad. Necesidad de castigo. Idea de que los genitales son algo sucio y pecaminoso. Maltrato a otra persona.
Entumecimiento u hormigueo: Represión en la manifestación del amor y la consideración. Morir mentalmente.
Enuresis: Miedo a uno de los progenitores, sobre todo al padre.
Envejecimiento, problemas del: Convenciones sociales. Vieja forma de pensar. Miedo a ser uno mismo. Rechazo del presente.
Envenenamiento por alimento: Permitir que otros asuman el control. Sentimiento de indefensión.
Epilepsia: Sensación de ser perseguido, de intensa pugna. Rechazo de la vida. Violencia contra uno mismo.
Equilibrio, pérdida del: Pensamiento disperso, descentrado.
Eructos: Tragarse la vida con demasiada rapidez.
Escalofríos: Contracción mental, alejamiento, retraimiento. Deseo de retirarse. “Déjenme en paz”.Esclerodermia: Autoprotección contra la vida. Desconfianza de la propia capacidad de cuidarse.
Esclerosis lateral amiotrópica: Resistencia a aceptar la propia valía. Negación del éxito.
Esclerosis múltiple: Rigidez mental, dureza de corazón, voluntad de hierro, inflexibilidad. Miedo.
Espalda: Representa el apoyo de la vida. Rectitud.
Parte superior, problemas: Falta de apoyo emocional. Sensación de no ser amado. Freno en la manifestación del amor.
Parte media, problemas: Culpa. Atascamiento en el pasado. Sensación de carga.
Parte inferior, problemas: Miedo al dinero. Falta de apoyo económico.
Espada inclinada: Transporta las cargas de la vida. Desvalimiento y desesperanza.
Espasmos: Tensión debida al miedo.
Espinilla (de la pierna), problemas: Ideales rotos. La espinilla representa el estilo de vida.
Esqueleto, problemas: Desmoronamiento de la estructura. Los huesos representan la estructura de la vida.
Esterilidad: Miedo y resistencia al proceso de la vida. O no tener necesidad de vivir la experiencia de tener hijos.
Estómago: Sensibilidad, aceptación, digiere las ideas.
Problemas: Temor a lo nuevo. Incapacidad de asimilar lo nuevo.
Estrabismo convergente: Deseo de no ver el exterior. Objetivos contradictorios.
Estrabismo divergente: Temor a mirar al presente, el aquí y el ahora.
Estreñimiento: Negativa a abandonar viejas ideas. Estancamiento en el pasado. A veces, mezquindad, tacañería.
Extremidades: Agilidad, flexibilidad, actividad.
Fibromas y quistes: Cultivo del rencor que se siente contra el novio o marido. Golpe para el yo femenino.
Fibrosis quística: Firme convicción de que la vida no te funcionará. “Pobre de mi”.
Fiebre: Cólera abrasadora.
Fístula: Bloqueo en el proceso de liberación.
Flebitis: Rabia y frustración. Culpar a otros de la limitación y la falta de alegría de la vida.
Frigidez: Negación del placer. Creer que la sexualidad es mala. Parejas sexuales insensibles. Temor al padre.
Furúnculo: Rabia que hierve. Furia.
Gangrena: Morbosidad mental. Pensamientos ponzoñosos que ahogan la alegría.
Garganta: Angustia.
Dolor, irritación: Represión del enfado. Sentirse incapaz de expresarse.
Nudo en la garganta: Miedo. Desconfianza del proceso de la vida.
Problemas: Incapacidad para hacerse valer. Rabia reprimida y tragada. Creatividad sofocada. Negativa a cambiar.
Gastritis: Incertidumbre prolongada. Sentimiento fatalista.
Genitales: Representan los principios masculino y femenino.
Problemas: preocupación por no sentirse valioso.
Glándulas: Representan las estaciones de abastecimiento. Son la actividad que se inicia.
Glandulares, problemas: Mala distribución de las ideas para organizarse y actuar. Autocontención.
Glaucoma: Necesidad de castigo por ser una mala persona.
Gota: Necesidad de dominar. Impaciencia, ira.
Gripe: Reacción ante creencias populares negativas. Miedo. Fe en las estadísticas.

Hemorragias: Se marcha la alegría. Fastidio.
Hemorroides: Miedo de los plazos establecidos. Rabia por el pasado. Temor a aflojarse. Sensación de carga.
Hepatitis: Resistencia al cambio. Miedo, ira, odio. El hígado es la sede de la indignación y la rabia.
Heridas: Enfado con uno mismo y sentimiento de culpabilidad.
Hernia: Relaciones rotas. Tensiones, cargas. Expresión creativa incorrecta.
Hernia discal: Sensación de no recibir ningún apoyo de la vida. Indecisión.
Herpes genital: Creencia popular en la culpa sexual y la necesidad de castigo. Escarmiento público. Fe en un Dios que castiga. Rechazo de los genitales.
Herpes labial: Enfado que carcome y temor de expresarlo.
Hígado: Valores morales, ideología. Sede de la rabia y de las acciones primitivas.
Problemas: Hábito de quejarse. Justificación de las críticas para autoengañarse. Sentirse mal.
Hinchazón: Bloqueo del pensamiento. Ideas atascadas, dolorosas.
Hiperactividad: Temor. Sensación de estar presionado y frenético.
Hipermetropía: Temor del presente.
Hipertiroidismo: Rabia por ser dejado de lado.
Hiperventilación: Miedo, resistencia al cambio. Desconfianza e el proceso de la vida.
Hombros: Representan la capacidad para llevar alegremente nuestras experiencias. Con nuestra actitud hacemos de la vida una carga.
Hongos, infecciones por: Creencias estancadas. Aferramiento al pasado. Negación de las propias necesidades. Falta de apoyo a uno mismo.
Huesos: Firmeza, disciplina
– Deformaciones: Tensión y presión mentales. Músculos que no se pueden estirar. Pérdida de movilidad mental.
– Fracturas: Rebelión contra la autoridad
Impotencia: Presión, tensión y culpa sexuales. Convenciones sociales. Despecho contra una pareja anterior. Miedo de la madre.
Incontinencia: Exceso emocional a rebosar. Años de represión de las emociones.
Indigestión: Miedo visceral, terror y angustia. Quejas y gruñidos.
Infección: Conflicto mental (duda), que se exterioriza en forma de infección (estudiar la parte del cuerpo afectada). ¡Toda decisión libera!
Inflamación: Irritación, enfado, fastidio.
Insomnio: Miedo a soltar el control consciente y abandonarse al inconsciente
Intestinos: Asimilación. Absorción. Eliminación fácil de desechos.
Problemas: temor de liberar lo viejo y que ya no se necesita.
Intestino delgado: Reflexión, análisis
Intestino grueso: Inconsciente, avaricia.
Juanete: Falta de alegría ante las experiencias de la vida.
Laringitis: Furia que impide hablar. Miedo de hacerse valer. Resentimiento contra la autoridad.
Lengua: Representa la capacidad de saborear con alegría los placeres de la vida.
Lesiones: Enfado con uno mismo. Sentimiento de culpabilidad.
Leucemia: Inspiración brutalmente letal. ¿Para que…?
Linfáticos, problemas: Advertencia de que hay que volver a centrar la mente en lo esencial de la vida: el amor y la alegría.
Líquido, retención de: ¿Qué tiene miedo a perderse?
Llagas, irritaciones: Rabia sin expresar que se instala.
Llanto: las lágrimas son el río de la vida, y se derraman por alegría, tristeza o miedo.
Locura: Huida de la familia. Escapismo, retraimiento. Violenta separación de la vida.
Magulladuras: Los pequeños golpes de la vida. Autocastigo.
Malaria: Estado de desequilibrio con la naturaleza y con la vida.
Mamas: Representan la maternidad, el cuidado y el sustento.
Problemas: Negativa a cuidar de sí misma. Posponerse siempre en favor de los demás.
Quistes, bultos, inflamación (mastitis): Cuidados maternales exagerados. Sobreprotección. Actitud autoritaria.
Manos: Sujetan y manejan. Aferran y sueltan. Pellizcan. Todas las formas de enfrentar las experiencias. Aprehensión, capacidad de manejo.
Mareo en barcos: Miedo a la muerte. Descontrol.
Mareo en coche: Miedo. Sensación de estar atrapado, cautivo.
Mareo al moverse: Miedo. Temor de no estar al mando.
Matriz: Entrega
Médula espinal: Representa las más profundas creencias sobre uno mismo. La forma de apoyarse y cuidarse.
Meningitis: Rabia contra la vida. Pensamientos inflamados.
Menopausia, problemas de la: Miedo a dejar de ser deseable. Rechazo de uno mismo. Miedo a envejecer. Sensación de valer muy poco.
Menstruación, problemas de la: Rechazo de la feminidad. Culpa, temor. Idea de que los genitales son algo sucio o pecaminoso.
Migraña: Aversión a ser manejado. Resistencia al fluir de la vida. temores sexuales. (La masturbación suele aliviarla).
Miopía: Miedo al futuro. Desconfianza en el porvenir.
Mordeduras: Cólera vuelta hacia adentro. Necesidad de castigo.
Muela del juicio impactada: Negarse el espacio mental para crearse una base firme.
Muerte: Representa abandonar este episodio de la película de la vida.
Mujer, problemas propios de la: Negación de una misma. Rechazo de la feminidad y del principio femenino.
Muñecas: Movimiento y soltura
Músculos: Movilidad, flexibilidad, actividad.
Nalgas: Representan el poder. Nalgas flácidas, pérdida de poder.
Nariz: Energía, orgullo, sexualidad
-Goteo continúo: Necesidad de ayuda. Llanto interior.
-Hemorragia: Necesidad de reconocimiento. Sensación de no ser valorado. Ansia de amor.
-Moqueo hacia adentro: Llanto interior. Lágrimas pueriles. Sentimiento de víctima.
-Nariz cargada: Falta de autovaloración.
Náuseas: Rechazo de una idea o una experiencia.
Nervios: Representan la comunicación. Son informadores receptivos.
Nerviosa, crisis: Egocentrismo. Bloqueo de los canales de la comunicación.
Nerviosismo: Miedo, angustia, esfuerzo, precipitación. Desconfianza del proceso de la vida.
Neumonía: Desesperación. Cansancio de la vida. Heridas emocionales a las que no se permite curar.
Neuralgia: Castigo por una culpa. Angustia por la comunicación.
Nódulos: Represión, frustración y ego herido por motivos profesionales.
Obesidad: Sensibilidad exagerada. Necesidad de protección. Resistencia a perdonar.
– En los brazos: Rabia por falta de amor
– En las caderas: Terca cólera contra los padres
– En los muslos: Cólera desde la infancia. Suele ser contra el padre
– En el vientre: Rabia por falta de sustento
Oídos: Obediencia. Capacidad de escuchar y oír.
Dolor (otitis): Enfado. Deseo de no escuchar. Demasiado alboroto. Peleas entre los padres.
Ojos: Entendimiento. Capacidad de ver el pasado, presente y futuro.
Irritación: Rabia y frustración. Deseo de no ver.
Sequedad: Ojos furiosos. Negativa a mirar con amor. Antes morir que perdonar.
Olor corporal: Miedo. Disgusto consigo mismo. Despecho.
Orzuelo: Contemplación de la vida con ojos airados. Enfado con alguien.
Osteoporosis: Sensación de que ya no queda ningún apoyo en la vida.
Ovarios: Representan las cualidades creativas.
Páncreas: Representa la dulzura de la vida.
Pancreatitis: Rechazo. Enfado y frustración porque la vida parece haber perdido su dulzura.
Parálisis: Temor, terror. Huida de una situación o de una persona. Resistencia.
Parálisis agitante: Pensamientos paralizantes. Estancamiento.
Parálisis cerebral: Necesidad de unir a la familia en un acto de amor.
Parálisis facial: Control excesivo de la ira. Resistencia a expresar los sentimientos.
Parásitos: Entrega del poder a otras personas.
Parkinson, enfermedad de: Miedo e intenso deseo de controlarlo todo y a todos.
Pene: Energía.
Picaduras: Culpa por cosas pequeñas.
Pie de atleta: Frustración por no ser aceptado. Incapacidad de avanzar.
Piel: Protege nuestra individualidad. Órgano de los sentidos. Aislamiento, normas, contacto, delicadeza.
Problemas: Angustia, miedo. Antigua repugnancia encubierta. Sensación de amenaza.
Piernas: Nos hacen avanzar en la vida.
Problemas: Miedo al futuro. Deseo de no moverse.
Pies: Representan nuestra comprensión, firmeza, arraigo, modestia.
Problemas: Temor al futuro y miedo de no avanzar en la vida.
Piorrea: Cólera ante la incapacidad de tomar decisiones. Personas indecisas.
Plexo solar: Reacciones viscerales. Centro del poder intuitivo.
Poliomielitis: Celos paralizantes. Deseo de detener a alguien.
Próstata: Representa el principio masculino.
Problemas: Temores que debilitan la masculinidad. Renuncia. Presión y culpa sexual. Creencia en el envejecimiento.
Pulmones: Capacidad de inspirar y comprender la vida. Contacto, comunicación, libertad
Problemas: Depresión. Aflicción. Miedo de inspirar la vida. Sensación de no ser digno de vivir plenamente.
Quemaduras: Rabia, furia que arde.
Quistes: La vieja y dolorosa película que se pasa una y otra vez. Agravios que se cultiva. Falsos tumores.
Rabia: Cólera. Fe en que la violencia es la respuesta.
Raquitismo: Desnutrición emocional. Falta de amor y seguridad.
Renales, cálculos: Terrones de enfado no disuelto.
Resfriados, catarros: Suceden demasiadas cosas a la vez. Confusión, desorden metal. Pequeños agravios. Creencia en los “tres resfriados cada invierno”.
Respiración: Representa la capacidad de inspirar la vida.
Problemas: Miedo o resistencia a aceptar la vida plenamente. Sensación de no tener derecho a ocupar espacio o a existir.
Reumatismo: Sentimiento de ser víctima. Falta de amor. Amargura crónica. Resentimiento.
Rigidez: Pensamientos rígidos y cerrados.
Riñones: Compañerismo. Crítica, decepción, fracaso. Vergüenza. Reacciones de niño pequeño.
Rodillas: Representan el orgullo y el yo. Modestia.
Problemas: Orgullo y obstinación. Incapacidad de inclinarse. Temor. Inflexibilidad. Terquedad.Ronquidos: Terca negativa a abandonar viejas pautas mentales
Sangre: Representa la alegría que recorre libremente el cuerpo. Vitalidad.
Coágulos: Obstrucción de la alegría de vivir.
Problemas: Falta de alegría. Las ideas no circulan.
Sarna: Pensamientos infectados. Permitir que otras personas nos acaparen el pensamiento.
Sarpullido: Irritación por los retrasos. Forma pueril de llamar la atención.
Senilidad: Regreso a la supuesta seguridad de la infancia. Exigencia de cuidados y atención. Forma de controlar a quienes nos rodean. Escapismo.
Sida: Sensación de indefensión y desesperanza. Firme convicción de no valer. Negación de uno mismo. Sentimiento de culpa por la sexualidad.
Sífilis: Entrega del poder y la eficacia.
Síndrome premenstrual: Confusión que domina. Entrega del poder a influencias externas. Rechazo de los procesos femeninos.
Sinusitis: Irritación contra una persona muy íntima.
Sobrepeso: Miedo, necesidad de protección. Huida de los sentimientos. Inseguridad. Rechazo de uno mismo. Búsqueda de satisfacción.
Somnolencia: Miedo a asumir las responsabilidades del día
Sordera: Rechazo, terquedad, aislamiento. ¿Qué es lo que no quieres escuchar?. “No me molesten.”
Suicidio: Visión de la vida en blanco y negro. Negativa a ver otra salida.
Suprarrenales, problemas de las: Derrotismo. Renuncia a cuidar de uno mismo. Angustia.
Tartamudez: Inseguridad. Incapacidad de expresar la propia personalidad. Prohibición de llorar.
Testículos: Principio masculino. Masculinidad.
Tétanos: Necesidad de liberar sentimientos de cólera enconada.
Tics, contracciones nerviosas: Miedo. Sensación de ser observado por los demás.
Timo: Glándula principal del sistema inmunológico. Cuando funciona mal: Sensación de ser atacado por la vida. “Desean hacerme daño.”
Tiroides: Humillación. ¿Nunca puedo hacer o que deseo?, ¿Cuándo llegará mi turno?.
Tobillos: Inflexibilidad y culpa. Los tobillos representan la capacidad de recibir placer.
– Torceduras: Ira y resistencia. No querer avanzar en cierta dirección en la vida.
Tortícolis: Tozudez inflexible.
Tos: Deseo de ladrarle al mundo, ¡Escúchenme!
Trombosis coronaria: Sensación de soledad y miedo. “No sirvo. No hago lo suficiente. Jamás lo lograré.”
Tuberculosis: Egoísmo que carcome. Posesividad. Pensamientos crueles. Deseo de venganza.
Tumores: Remordimientos. Viejas heridas y disgustos que siguen alimentado.
Úlceras: Miedo. Convicción de no valer lo suficiente.
Uñas: Representan protección. Agresividad.
Mordérselas: Frustración. Roerse a uno mismo. Despecho hacia uno de los padres.
Urinarias, infecciones: Fastidio, generalmente contra el sexo opuesto o contra la pareja. Tendencia a culpar.
Urticaria: Pequeños temores ocultos. Hacer una montaña de un grano de arena.
Útero: Sede de la creatividad.
Vaginitis: Enfado contra la pareja. Culpa sexual. Autocastigo.
Varicela: A la espera del siguiente problema o disgusto. Temor y tensión. Sensibilidad exagerada.
Varices: Situación que causa disgusto. Desaliento. Sentimiento de estar sobrecargado y con exceso de trabajo.
Vegetaciones: Conflictos internos y discusiones familiares. Niño que se siente un estorbo.
Vejiga, problemas de: Angustia. Aferramiento a viejas ideas y creencias. Miedo a relajarse. Fastidio.
Verrugas: Pequeñas manifestaciones de odio. Creencia en la fealdad
Vértigo: Fuga y dispersión de pensamiento. Negativa a mirar.
Vesícula: Agresividad
Víricas, infecciones: Falta de alegría. Amargura.
Vitíligo: Sensación de estar fuera de ambiente, fuera de todo, de no pertenecer al grupo.
Vómitos: Violento rechazo de ideas. Temor a lo nuevo
Zumbidos: Negativa a escuchar. No oír la voz interior. Tozudez

0 comentarios

La leyenda del hilo rojo

 

Nunca podrás escapar de tu corazón,

así que es mejor que escuches lo que

tiene que decirte...

Paulo Coelho, "El alquimista"

 

 

 

 

Cuenta una leyenda oriental que las personas destinadas a conocerse tienen un hilo rojo atado en sus dedos. Este hilo nunca desaparece y permanece constantemente atado, a pesar del tiempo y la distancia. No importa lo que tardes en conocer a esa persona, ni importa el tiempo que pases sin verla, ni siquiera importa si vives en la otra punta del mundo: el hilo se estirará hasta el infinito pero nunca se romperá.

 

Este hilo lleva contigo desde tu nacimiento y te acompañará, tensado en mayor o menor medida, más o menos enredado, a lo largo de toda tu vida. Así es que, el Abuelo de la Luna, cada noche sale a conocer a los recién nacidos y a atarles un hilo rojo a su dedo, un hilo que decidirá su futuro, un hilo que guiará estas almas para que nunca se pierdan…La leyenda versa así:

 

"Hace mucho mucho tiempo, un emperador se enteró de que en una de las provincias de su reino vivía una bruja muy poderosa, quien tenía la capacidad de poder ver el hilo rojo del destino y la mandó traer ante su presencia. Cuando la bruja llegó, el emperador le ordenó que buscara el otro extremo del hilo que llevaba atado al meñique y lo llevara ante la que sería su esposa. La bruja accedió a esta petición y comenzó a seguir y seguir el hilo. Esta búsqueda los llevó hasta un mercado, en donde una pobre campesina con una bebé en los brazos ofrecía sus productos. Al llegar hasta donde estaba esta campesina, se detuvo frente a ella y la invitó a ponerse de pie. Hizo que el joven emperador se acercara y le dijo: «Aquí termina tu hilo», pero al escuchar esto el emperador enfureció, creyendo que era una burla de la bruja, empujó a la campesina que aún llevaba a su pequeña bebé en brazos y la hizo caer, haciendo que la bebé se hiciera una gran herida en la frente, ordenó a sus guardias que detuvieran a la bruja y le cortaran la cabeza.

 

Muchos años después, llegó el momento en que este emperador debía casarse y su corte le recomendó que lo mejor era que desposara a la hija de un general muy poderoso. Aceptó y llegó el día de la boda. Y en el momento de ver por primera vez la cara de su esposa, la cual entró al templo con un hermoso vestido y un velo que la cubría totalmente… Al levantárselo, vio que ese hermoso rostro tenía una cicatriz muy peculiar en la frente."

 

Esta leyenda está tan arraigada en las culturas orientales que millones de personas llevan unidas a ellas un hilo rojo verdadero. Aunque no hay claridad sobre si el origen es chino o japonés, se dice que la leyenda comenzó al conocer que la arteria ulnar conecta el dedo meñique (otras fuentes hablan del anular, lo que tiene más tradición en nuestra cultura) con el corazón, fuente de vida y eternamente concebido como el hogar del amor…

 

Un hilo rojo al que no podremos imponer nuestros caprichos ni nuestra ignorancia, un hilo rojo que no podremos romper ni deshilachar. Un hilo rojo directo al corazón, que conecta a los amores eternos, a los profundos, esos que simbolizan el antes y por los que no hay después. El amor de una madre, de un padre, de un hermano, de un niño, de un amigo, de un hombre o de una mujer… Un hilo rojo que simboliza el amor y el interés común… Cada uno que lo interprete como quiera pero lo que está claro es que, en ocasiones, las casualidades son tan fuertes que no dejan lugar a dudas… Almas gemelas se llaman, corazones entrelazados con una o varias eternidades por vivir…

 

Fuente: Raquel Aldana (Una mente maravillosa)

0 comentarios

El Timo, glándula de la felicidad

Situada en el centro del pecho, justo detrás del esternón, se encuentra la glándula Timo. Por mucho tiempo se desconocía su función y se le consideraba de poca importancia. Actualmente sabemos que su buen funcionamiento es determinante para el bienestar y salud del ser humano.

 

La Glándula Timo produce los denominados linfocitos T, que entre otras funciones, cumplen un papel principal en nuestro sistema inmunológico. Tanto es así, que muchos estudios contra el cáncer y el VIH se centran ahora en ellos.

 

Ahora sabemos que esta glándula demuestra un peculiar comportamiento: según sea nuestro estado de ánimo la glándula crece o decrece, y como consecuencia, inhibe o estimula sus secreciones. Lo que hace que se comporte de esta manera es la manera en que se gestionan las emociones y en cómo nos sentimos habitualmente.

 

El timo se ve afectado por los dos sentimientos básicos del ser humano: el amor y el miedo. Así, si en la vida frecuentemente nos movemos en el rango de los sentimientos amorosos como la confianza, la gratitud y la alegría, el timo se fortalece y crece, con lo cual su actividad se intensifica y su energía vital aumenta. Por el contrario, si vivimos comúnmente los sentimientos derivados del miedo, como la preocupación, la ansiedad, la desconfianza, el estrés, etc., el timo ralentiza su actividad y se debilita. No es por casualidad que se le considere directamente relacionado al sistema energético e inmunológico.

 

En la vida diaria la fórmula que con toda seguridad va a hacer que la Glándula Timo se ponga a funcionar felizmente es tener una actitud sana ante la vida; reír y vibrar; buscar la paz que nos haga sentir amor por lo que nos rodea; vivir el ahora con la mayor sabiduría posible; expresar nuestras emociones asertivamente; construir la mejor interpretación posible de quiénes somos y de lo que somos capaces de hacer y sentir.

3 comentarios

Los órganos del cuerpo y su relación con las emociones

LOS ÓRGANOS DEL CUERPO Y SU RELACIÓN CON LAS EMOCIONES:

 

 El Hígado:

Está a cargo de descomponer y de almacenar y reconstruir la materia. Si la vida de una persona se desmorona, y no puede llevar a cabo la tarea de reconstruir, entonces uno almacena sensaciones de hallarse sobrecargado, sobre-exigido, lo cual puede crear bronca, odio y resentimiento. Mucha gente de hecho están sobrecargadas por las circunstancias de sus vidas, pero el umbral difiere amplia mente y por supuesto muchas personas tienen distintas neurosis cuando se sienten sobrecargadas.

 

Los Pulmones:

Tienen dos funciones: inspiran la vida y expresan ideas a través del habla. Si tiene problemas con los pulmones, la expresión de uno está siendo sofocada, no se pueden expresar libremente, en algún área de su vida.

Cuando una palabra subyuga a un niño, el niño puede convertirse ya sea en una persona muy ruidosa y que siempre presiona a los demás para que justamente lo escuchen, lo cual es una sobre-estimulación de los pulmones, o nos rendimos, porque nos hallamos oprimidos y cerramos nuestra comunicación, y entonces tenemos los pulmones débiles.

Generalmente si ustedes tienen problemas con los pulmones, es porque tienen que hacerse oír, y aprender nuevas formas de comunicación. Y con respecto a sentirse oprimidos, recuerden que hay cierta gente que se siente oprimida en un segundo, uno se les acerca y ya se sienten oprimidos, eso es lo que quiero significar. Ellos están tan llenos sin poder desagotar, por eso toda la reducción del stress es una ayuda tan grande.

La meditación reduce al stress y si aprenden a hacerlo adecuadamente es muy útil, pero si lo hacen solamente un rato corto esto no consigue el efecto deseado.

 

El Estómago:

Se encarga de la asimilación de las experiencias, y si las personas se sienten muy sobrecargadas por que es demasiado lo que les pasa,y no pueden asimilar las cosas adecuadamente, entonces el estómago empieza a dar señales de ma funcionamiento y el resultado de una preocupación crea una rajadura entre la mente y las emociones.

Recuerden nuevamente que si sienten que es demasiado lo que pasa,aquellas personas que tienen muchos problemas simultáneos, cuando todo está sucediendo demasiado rapido y todo el tiempo, siendo ellos mismos los que están creando todo eso, ya que son patrones de conducta, entonces hay que preocuparse y cuidar el estomago

 

El Páncreas:

Tiene que ver con el azúcar y con la dulzura de la vida, pudiendo el mismo ser dañado por la amargura, en especial aquellas personas coléricas o muy amargadas,actualmente hay mucha gente sufriendo este problema.

 

Los Riñones:

Involucran emociones y son el canal procesador de agua más importante, ya que es ahí donde se almacena los temores resultantes de traumas, los cuales dañan a la vitalidad de la persona, bloquea su motivación y su entusiasmo. Cuando el temor se almacena en los riñones, el individuo se hallará incapacitado de manejar situaciones emocionales futuras.

 

El Bazo:

Retiene los fracasos, los deseos de muerte, apatía, y si una persona enfrenta más dificultades de las que puede soportar, uno se puede dar por vencido, uno puede creer que realmente fracasó, y pierde su voluntad para vivir, y su deseo de vivir. Se presentan problemas de circulación y digestión, pereza, porque los sentimientos se mueren, y uno tiene a intelectualizar todo, y uno siente este tipo de apatía y tierna mente lo soportamos, y como que la alimentamos. Es un problema del bazo.

 

Las Gónadas:

Ellos almacenan lo inconsciente, cuando uno abandona su habilidad de manejarse uno mismo, en otras palabras : pierde el autodominio y cae en las garras de las drogas o alcohol, produciéndose lastimaduras y accidentes, cuando uno pierde su propio empoderamiento, dando lugar a que energías externas puedan posesionarse de nosotros y poseernos.

 

Corazón:

Tiene que ver con el amor, con los sentimientos, así el daño ocasionado al corazón siempre es por la pérdida de alguna emoción o persona, cuando se resquebraja la confianza, eso nos conduce al temor,y también a la posesividad, a los celos, egoísmo, todo eso es negativo para el corazón y entonces este empieza a dar señales de alarma que debemos atender de inmediato.

 

La Vesícula Biliar:

Es el precursor a los problemas cardíacos, y si resulta dañado por el temor a la pérdida, y todas las tensiones resultantes de una falta de confianza en la vida empieza a presentar mal funcionamiento.

Tiene que ver con la ansiedad con respecto al futuro y acá hay que mirar el tema de la concepción, si los padres no fueron positivos cuando ustedes fueron concebidos, si el alma pasó por un momento de trauma y no fueron bienvenidos a la nueva encarnación y hay una gran desilusión del alma acerca de la forma en la que los padres se ocuparían del niño, entones hay problemas en la vesícula biliar.

 

Los Pechos:

Representan el aspecto nutriente de lo femenino, como así también a la sexualidad y almacenan los sentimientos de la mujer con respecto a su sexualidad y de cómo los hombres la ven.

De forma que si hay un trauma sexual, represión, resentimientos negativos respecto a las expectativas de su rol, entonces pueden surgir lesiones en el mismo.

 

Las Piernas:

Nos llevan hacia delante, nos sostienen, los problemas se presentan cuando la persona no ha tenido el coraje de dar un paso nuevo. Muchas veces es porque aquellas personas no han tenido el apoyo que él o ella creyó necesitar, y entonces comienza a tener problemas con sus piernas.

 

Las Manos:

Corresponden al dar y recibir, y el problema se desarrolla cuando una persona no se siente igual a otras o tiene sentimientos de inferioridad , y no pueden encontrar el balance justo entre el dar y el recibir. Eso tiene que ver con si usa su fuerza de voluntad o la relega en otras personas de su entorno.

Este desequilibrio se produce por un ego super desarrollado o una falta de autoestima. Puede manifestarse en forma de artrosis, artritis, descalcificacion etc.

 

El Cuello:

Es la parte flexible de la columna dorsal, es el balance de su voluntad con flexibilidad. Un cuello duro es una actitud rígida, la tensión se siente en el cuello cuando la propia rigidez le hace mantener a uno conceptos rígidos y esos son desafiados. Entonces se empiezan a manifestar dolencias a nivel cervical, como dolores tensionales, pico de loro, discos desviados etc.

 

El Pelo:

Es gobernado por el hígado de modo que la pérdida de cabello se produce por aferrarse rígidamente a la bronca o enojo. Cuando alguien impone su voluntad sobre otros para probar simplemente su punto de vista, uno sigue trayendo a la vista resentimientos pasados, o sea recordándolos. Y son cabeza duras. Pueden tener problemas con la caída de pelo.

 

Las Caderas:

Son los puntos de equilibrio, son energía creativa asociada con la crianza de los niños.

Es nuestra habilidad de pararnos y valernos por nosotros mismos, y la flexibilidad en las caderas, está relacionada con su sentimiento de libertad personal, y acá miramos a los adolescentes, en los cuales se producen temas acerca de su primer sentimiento de separación de los padres, de las expectativas, de su identidad sexual.

Si los adolescentes, no encuentra su propio camino, bajo las pautas de sus padres, definiéndose según sus propias emociones, vocación y sentimientos entonces las caderas no se desarrollan adecuadamente. Igualmente cuando un adulto es dominado por otras personas o persona, tal vez por el mismo sistema de vida , trabajo o grupo social. En una palabra: una persona reprimida. De modo que el deterioro de las caderas realmente surge de una culpabilidad,así que si sentimos culpa y resentimiento, porque hemos permitido que otros tomen decisiones por nuestra cuenta, y no hemos expresado nuestro poder, presentaremos deterioro en las caderas.

 

Las Tiroides:

Es donde almacenamos enojo, es el deseo de poder, de actitudes rígidas, cuando las tiroides no funcionan bien. Hay una calcificacion anormal en los huesos, y que puede también desarrollar una artritis y de vuelta el cuerpo rígido proviene de una mente rígida.

 

El Timo:

Almacena temor y gobierna nuestro sistema inmunológico de forma que el miedo hace que una persona retroceda y se achique y se puede perder la integridad en una situación, y cuando esto sucede el cuerpo permite la entrada de virus.

Cuando uno tiene un virus, hay que mirar por dónde surgió el temor en su vida, dónde uno se achicó frente a una situación, tiene que volver a esa situación e imaginarla en forma diferente y cambiarla y ello ayuda a combatir el virus.

 

Las Glándulas Suprarrenales:

Almacenan pena y nos lleva al complejo de víctimas, ¿peleo o me escapo? Siempre creen que hay algo ahí afuera que se va a apoderar de ellos, y los está persiguiendo.

Cuando no están dispuestos a soportar amorosamente una experiencia emocional dolorosa, esa persona reacciona como si el mundo fuera responsable por su experiencia dolorosa, y se olvida de que cada persona es responsable de su propia creación, de su vida.

 

La Glándula Pituitaria:

Almacena pena reprimida, porque al experimentar pena o dolor, puede ser una puerta o un portón hacia una conciencia superior, después de que los juzgamientos de las glándulas inferiores son transmutadas.

Soportando amorosamente el dolor, justamente esto permite que nosotros experimentemos la dualidad y reconciliar, y esto justo libera toda la parte del juzgamiento y ayuda a la glándula pituitaria.

La dualidad representa lo correcto e incorrecto, lo bueno y lo malo, lo positivo o lo negativo, a todo nivel.

 

La Glándula Pineal:

Necesita luz natural, de día, necesita entusiasmo y si no hay suficiente entusiasmo en su vida, la glándula pineal no funciona adecuadamente, así que tienen que salir a la naturaleza, porque la naturaleza a fin de hallar algo de luz natural, y eso realmente va a ayudar.

 

La Columna Vertebral:

La columna vertebral representa su voluntad, la fuerza de voluntad, es como que cuando uno no mantiene su propia visión, al enfrentarse con la presión que viene de afuera, uno puede llegar a tener ESCOLIOSIS, la distorsión de la columna, la que se tuerce porque su fuerza de voluntad se doblega.

Cuando uno utiliza la columna vertebral para hacer trabajo espiritual, nuestra fuerza de voluntad está alineada con la voluntad divina, y algunas personas lo llaman co-creación, pero realmente se trata de la columna vertebral que se abre a la Kundalini, lo cual es simplemente la parte femenina que se halla en la columna y a medida que nosotros nos damos cuenta de ello, ella también se va dando cuenta.

 

Los Órganos Sexuales:

Son reproducción, esto por supuesto es su habilidad de expresarse sexualmente. Puede haber una inhabilidad de recibir la parte femenina si los padres desearon un chico del sexo opuesto, puede ser que uno se enfrenta a la propia moralidad y está realizando un auto-castigo.

 

La Espalda:

Es lo que uno deja detrás suyo, lo que se quiere olvidar, lo que está en el fondo de nuestra mente, la parte baja de la espalda es el apoyo, y el dolor en esta parte es cuando una persona resiente al no tener el apoyo que él o ella cree que necesita, a fin de lograr algo.

 

La Vejiga:

Libera agua, es la expresión de manifestar exteriormente su emoción. Si la vejiga es débil, la persona siente dificultades en expresar sus sentimientos.

 

EL Intestino Delgado:

Es la etapa final de la digestión, es el comienzo de la absorción, provee la base para la construcción y el crecimiento, construye su personalidad, su carácter, su fuerza de voluntad, su confianza, pero más importante que todo es que refleja los estados más importantes de nuestra vida.

De modo que puede que realmente no funcionemos cuando una persona sufrió una gran vergüenza. Esa vergüenza sufrida en la primera infancia. Son muy conscientes, muy cercanas las personas, piensan que no se están acordando o pensando en ello, pero se acuerdan del colegio, la primera vez que menstruaron, los niños con quienes jugaron, algún pariente que les hizo sentir vergüenza.

 

El Intestino Grueso:

Tiene que ver con la materia sólida y esto nos muestra si somos capaces de lidiar bien con todos los temas materiales.

El Intestino Grueso tiene que ver totalmente con dejar ir y soltar todas las cosas que no nos sirven, y la incapacidad de dejar ir puede ser el resultado de un miedo a la pérdida. ¿Qué es lo que se pierde si se deja ir? Tienen que fijarse de vuelta en el momento de la concepción, qué es lo que formó la actitud de la personalidad de esa persona.

 

 

Publicado en 26 julio, 2013 de librosramtha2012

0 comentarios

Las Hadas existen

0 comentarios

Educar en emociones

 

 

Educar en emociones

 

“Nos enseñaron desde niños cómo se forma un cuerpo, sus órganos, sus huesos, sus funciones, sus sitios, pero nunca supimos de qué estaba hecha el alma” Mario Benedetti.

 

 

 

Quizás no seamos conscientes de todo aquello que nuestras emociones iluminan y ensombrecen a lo largo de nuestra vida. Nadie nos dijo como manejarlas, como cambiarlas o aprenderlas, parece como si nos olvidáramos de ellas por el simple hecho de que no se vean. Pero, ¿acaso no son fundamentales en nuestro día a día?

 

¿Por qué son tan importantes las emociones?

 

Las emociones determinan nuestra relación con el mundo. Nuestra salud mental y bienestar personal se influyen mutuamente, dependiendo en gran medida de cómo nos relacionamos con el mundo, así de las emociones que se generan. Al nacer no tenemos desarrollados el pensamiento, ni el lenguaje, ni siquiera podemos planificar lo que hacemos, sin embargo, nuestras emociones nos permiten comunicarnos e identificar aquello que es bueno y malo para nosotros.

 

A través del llanto, la sonrisa o conductas rudimentarias nos vamos relacionando con el mundo y el resto de seres humanos. Así podemos afirmar, que nuestras emociones configuran nuestro paisaje físico, mental, anímico y social.

 

¿Por qué es importante educar en emociones?

 

Las emociones nos aportan información sobre nuestra relación con el entorno. Experimentamos alegría o satisfacción cuando las cosas nos van bien, y tristeza o desesperanza, cuando sucede todo lo contrario, como que experimentemos pérdidas o amenazas.

 

Cada vez que experimentamos una emoción, podemos crear pensamientos acordes a esta, interviniendo además nuestro sistema nervioso como el preparador del organismo para la mejor respuesta. Las emociones son como un sistema de alarma que se activan cuando detectamos algún cambio en la situación que nos rodea; son recursos adaptativos que los seres humanos presentamos, y que dan prioridad a la información más relevante para cada uno, activando así diferentes procesos que nos permitirán dar una respuesta

 

En la infancia, experimentar emociones positivas con frecuencia, favorece el posible desarrollo de una personalidad optimista, confiada y extrovertida, sucediendo lo contrario con la vivencia de emociones negativas. Así una adecuada educación emocional, permitirá adquirir destrezas para el manejo de los estados emocionales, reducir las emociones negativas y aumentar en buena medida, las emociones positivas.

 

En este sentido, podemos mencionar por ejemplo, el saber resolver de manera asertiva los conflictos, encajar una frustración a corto plazo a cambio de una recompensa a largo plazo y manejar nuestros estados de ánimos para motivarnos.

 

Beneficios de la educación emocional

 

Una buena educación emocional conlleva todo un proceso de aprendizaje en el que se va construyendo la visión del mundo, de nosotros mismos y cómo nos manejamos. Además cada experiencia que vivimos tiene un tono emocional, agradable o desagradable.

Con un desarrollo adecuado de las emociones podremos:

Recuperarnos antes en el tiempo de la experimentación de emociones negativas.

Adoptar una actitud positiva ante la vida.

Ser más optimistas, pero no en exceso.

Saber expresar nuestros sentimientos.

Tener una autoestima realista.

Presentar capacidad de cooperación y una buena resolución de conflictos.

 

Fuente: Gema Sánchez (La mente es maravillosa)

0 comentarios

TÉCNICA JAPONESA PARA CONTROLAR TUS EMOCIONES…

TÉCNICA JAPONESA PARA CONTROLAR TUS EMOCIONES…

 

Técnica japonesa de Jin Shin Jyutsu para equilibrar y calmar el cuerpo en poco tiempo.

 

- Basta con sujetar cada dedo durante unos minutos.

– Primero una mano y luego la otra.

 

Con 5 o 10 minutos es suficiente, pero todo depende de de que le funcione cómo se encuentre de estado de ánimo la persona y su deseo y expectación.

 

NOTA: Si acompañas este simple ejercicio con visualización positiva (Tu lugar ideal de descanso, por ejemplo), los beneficios serán mucho mayores e inmediatos.

 

¿QUÉ ES EL JIN SHIN JYUTSU?

Es el Arte del Creador a través del Hombre compasivo. También se le llama “El Arte de la Felicidad” o bien “El Arte de la Longevidad”. En el año 1900, Jiro Murai, sabio japonés perteneciente a una familia con una larga tradición médica y aquejado de una enfermedad terminal, lograba recuperar la salud realizando un retiro en la montaña y sirviéndose tan sólo de maditación, ayuno y la práctica sistemática de diferentes mudras (posturas energéticas con las manos). A raiz de esta experiencia límite, Murai desarrolló el Jin Shin Jyutsu (El arte del Creador a través del hombre) como una poderosa herramienta que permite a la persona tomar conciencia de su cuerpo, conectar con su alma y recuperar el equilibrio perdido mediante algo tan sencillo y al alcance de todos como son las propias manos.

 

Hoy el Jin Shin Jyutsu se engloba dentro de las terapias que se basan en la existencia de una energía vital, considerada una manifestación de la energía universal que penetra en todo lo existente y representa la fuerza de la vida. Esta energía, que circula por todo el cuerpo en diferentes niveles o profundidades, debería fluir libre y sin obstáculos, ya que su bloqueo puede generar tensiones que lleven a la desarmonía y la enfermedad.

 

El Jin Shin Jyutsu considera que el cuerpo humano está recorrido por tres grandes canales energéticos y trabaja sobre ellos con las manos, suave pero firmemente, por encima de la ropa e incluso de la escayola. Para este arte terapéutico existe un flujo central principal, que discurre por un círculo oval y que desciende por la cara, cuello y esternón, la zona abdominal y el hueso púbico, para ascender por la columna, volver a pasar por encima de la cabeza y descender nuevamente; y otros dos grandes flujos denominados supervisores que nacen en la parte interior de las rodillas: el supervisor izquierdo, que controla todas las funciones del cuerpo del lado izquierdo y que está relacionado con el principio masculino, el tiempo, el pasado, la lógica y lo genético, y el supervisor derecho, que rige las funciones del lado derecho y que tiene que ver con el principio femenino, representando el espacio, el presente, la intuición y la regeneración.

Por último, los flujos mediadores diagonales, unen y armonizan la parte izquierda del cuerpo con la derecha.

 

De la misma manera el JSJ considera que la energía toma forma en el cuerpo a través de diferentes profundidades que van de la piel (1ª profundidad) a los huesos (5ª profundidad), relacionadas con las diferentes etapas vitales y órganos y que se pueden desequilibrar por emociones tales como la preocupación, el miedo, la cólera, la tristeza y el exceso de pretensión.

Por otra parte, identifica 26 cerraduras de seguridad (esferas energéticas de unos 15 cm. de diámetro repartidas por los canales mencionados) a través de las cuales puede liberarse la energía estancada o mejorar su flujo.

 

AUTOAYUDA

El Jin Shin Jyutsu emplea muchos conceptos de la medicina tradicional china pero los integra en un sistema sencillo para que cada uno pueda mejorar su salud.

 

Según CHAOKI EL AHEL, que es el introductor y pionero del Jin Shin Jyutsu en España, “lo extraordinario de esta práctica oriental es que la persona tiene en sus manos todos los elementos necesarios para equilibrar su propio ser a todos los niveles:físico, mental e incluso espiritual; algo que le permite conocerse en profundidad, hacer frente a las emociones y problemas cotidianos y elegir la armonía como su estado natural de vida”.

 

Los ejercicios de autoayuda que vamos a citar a continuación (estos fueron publicados en la revista “Cuerpo y Mente” por Chaoki), no requieren de una preparación especial.Tan sólo hay que abrir la mente a los beneficios de su práctica, respirar de forma relajada, dejar que las manos y los dedos permanezcan por unos minutos en contacto con los puntos del cuerpo indicados y procurar realizar los ejercicios con cierta regularidad. Su práctica continua promueve además cambios en el estilo de vida de modo que esas tensiones no vuelvan a instaurarse.

 

PRIMERO RESPIRAR

La respiración armoniza el cuerpo a múltiples niveles. Se colocan los brazos cruzados, las manos bajo las axilas y los pulgares por delante. Se comienza con una exhalación desde la base del cráneo, subiendo por la cabeza y bajando por el cuerpo hasta los pulgares de los pies. Se repite lo mismo pero recorriendo la parte de atrás. Deben hacerse 36 respiraciones conscientes.

 

DEDOS QUE CURAN

Para el Jin Shin Jyutsu cada dedo de la mano es capaz de desarrollar una infinidad de funciones, puede calmar y armonizar actitudes como la preocupación, el miedo, la ira, la tristeza y la falsa apariencia, que están en el origen de muchas enfermedades. Así se puede aliviar la preocupación en volviendo el dedo pulgar de la mano derecha o izquierda con la mano contraria (la izquierda representa el pasado y la derecha el presente); se puede combatir el miedo envolviendo el dedo índice; utilizar el dedo corazón para aplacar la ira; el dedo anular para vencer la tristeza y el meñique para evitar la actitud de pretensión. Basta con cinco minutos de práctica.

 

8 TOQUES BÁSICOS DEL JSJ

 

1.- ELIMINA MIEDOS

La mano izquierda sujeta el centro del arco en la planta del pie izquierdo y la derecha el dedo pequeño.

Beneficios: Conocido como el “ejercicio de la hipocondría”, con él se reducen todos los miedos, especialmente los hereditarios y congénitos. Además limpia de toxinas el organismo. Cambiando de manos y de pie, actúa como termostato del cuerpo y ayuda a abrirse y a recibir la abundancia. Contribuye a disolver las acumulaciones de grasa y tejido como quistes en el útero y en el pecho.

Tiempo: entre diez y quince minutos.

2.- ARMONIZA EL ORGANISMO.

La mano izquierda toca el hombro derecho en la parte superior del omoplato y las yemas de los dedos de la mano derecha reposan sobre la base del pulgar.

Beneficios: Ayuda al pulmón y al intestino grueso, compensa la acidez y la debilidad del cuerpo, alivia la inquietud por el pasado y el futuro, la congestión pulmonar, las palpitaciones del corazón, el pulso rápido, la tos, la flema, la irritación ocular, el sudor durante el sueño, el sangrado de la nariz, la nariz obstruida, las molestias en los senos, brazos, codos, dientes y garganta.

Tiempo: entre 10 y 15 minutos.

3.- LIBERA TENSIONES.

La mano izquierda se coloca sobre el hombro derecho en la parte superior del omoplato y la mano derecha se sitúa debajo del hueso de la nalga (isquión).

Beneficios: Permite que la energía ascienda por la espalda favoreciendo el riego sanguíneo del cerebro. Contribuye a eliminar tensión y a liberar la angustia y el cansancio.

Tiempo: entre 10 y 15 minutos.

4.- AYUDA A VENCER LA FATIGA

Mano izquierda sobre el pubis y mano derecha en el coxis, cogido firmemente pero sin presión. Otra ayuda similar es poner el dedo corazón en el centro de la mano opuesta.

Beneficios: Este ejercicio rescata del cansancio y el agotamiento profundo activándonos y poniéndonos en marcha. También desbloquea la circulación de las piernas, es efectivo contra la hipertensión arterial y los problemas de riñón y ayuda a resolver problemas personales y a recuperar la armonía.

Tiempo: entre 10 y 15 minutos.

5.- PROBLEMAS BUCALES Y DE GARGANTA

La mano izquierda sujeta la pantorrilla por la parte externa, mientras la derecha sujeta, al mismo tiempo los tobillos con la yema de los dedos.

Beneficios:

Apodado como el ejercicio “dentista”, resulta muy indicado para curar problemas de la boca y la garganta como: dolor de muelas, afecciones en las encías, amigdalitis y faringitis. También combate la bronquitis, las náuseas y las molestias en las piernas. Ante el dolor de muelas se sujeta la pierna opuesta a la pieza que duele.

Tiempo: entre 10 y 15 minutos.

6.- CONTRA EL ESTANCAMIENTO

La mano izquierda reposa sobre el hueso que sobresale en la rodilla derecha y la mano derecha debe colocarse sobre el hueso que sobresale en la rodilla izquierda.

Beneficios: Este ejercicio une el cielo con la tierra y el espíritu con el cuerpo liberando lo estancado. Ayuda a ponerse en marcha y está especialmente recomendado para quienes se paralizan ante los nuevos proyectos o que no acaban aquello que comienzan.

Tiempo: entre 10 y 15 minutos.

7.- FAVORECE LA AUTOESTIMA

Sin forzar demasiado los brazos hacia atrás, se colocan ambas manos sobre la cresta ilíaca, ubicada en la parte posterior de la espalda, encima del hueso ilion.

Beneficios: Mejora la alineación de la columna. Aporta equilibrio, favorece la autoestima y el desarrollo de la sabiduría. Asimismo contribuye a disipar emociones como el enfado, la competitividad y el resentimiento.

Tiempo: 20 minutos.

8.- DEVUELVE LA CALMA.

La mano derecha se deja reposar sobre la nuca izquierda y con la mano izquierda se sujetan ambos lados del codo.

Beneficios: Ayuda a superar el enfado y el resentimiento con los demás y descarga la mente del estrés y la tensión devolviendo el sosiego necesario para cuidar la salud física y mental. Activa al propio guía interior.

Tiempo: entre 10 y 15 minutos.

 

fuente: http://www.pobladores.com/channels/salud/JIN_SHIN_ARTE

1 comentarios

El Apego

 

EL APEGO

No hay que llenar vacíos, hay que habitar espacios.

Hay un capítulo de la vida llamado desapego. Es la cualidad que permite establecer con las personas, con las cosas y con las etapas de la vida una relación de autonomía, de autenticidad.

 

El desapego se relaciona con el abandono del ansia y del deseo, que, en la filosofía oriental, son consideradas generadores de dolor y sufrimiento.

 

No poder desapegarse de una persona, de un hábito, de una idea, de un objeto, lleva a establecer con ellos relaciones de posesión o de sumisión.

 

El apego es una actitud que nos deja encadenados al pasado, mientras tanto la vida continua sucediendo.

 

Niñez, adolescencia, madurez, vejez. Primavera, verano, otoño, invierno. Amanecer, día, atardecer, noche. Siembra, cosecha.

 

Nuestra existencia será más armónica si acompañamos esos ciclos naturales. Cuando así no ocurre, la vida no fluye, sus aguas se estancan.

 

El apego a una relación, a una costumbre, a un espacio, a una actividad, a una idea, a una práctica, puede llegar a ser tóxico o disfuncional.

 

El apego traba nuestro andar por la vida, carga nuestro equipaje con lo innecesario, nos impide escoger lo necesario.

 

El desapego es el arte de soltar.

 

Jorge Sinay

0 comentarios

El secreto de la ley de la atracción

Todo lo que llega a tu vida es porque lo has atraído. De este modo tu vida actual es un reflejo de tus pensamientos anteriores.

 

La Ley de la Atracción se basa en la siguiente premisa: Lo semejante atrae a lo semejante. De modo que si tienes pensamientos de pobreza, escasez, injusticia, miedo… atraerás más pensamientos de lo mismo y por lo tanto las situaciones que materializan estas creencias.

Si por el contrario tienes pensamientos de gratitud hacia ti mismo, hacia la vida (y por lo tanto sensaciones y sentimientos) de felicidad de abundancia, de muchas ganas de seguir evolucionando, sin exigirte ser perfecto a cada instante… eso será exactamente lo que atraerás a tu día a día.

 

TUS PENSAMIENTOS SE MATERIALIZAN EN OBJETOS Y SITUACIONES

 

Tenemos unos 60.000 pensamientos diarios y no podemos ser conscientes y controlarlos todos y cada uno de ellos. No obstante, existen unos indicadores fiables que siempre surgen de lo que estamos pensando, estos, son nuestros propios sentimientos y emociones. Cuando nos sentimos bien, estamos teniendo pensamientos que atraerán hacia nosotros situaciones similares de bienestar.

 

Cuando nos sentimos mal, los pensamientos negativos que estemos desarrollando y multiplicando, atraerán y manifestaran, más situaciones desagradables

 

El problema aquí es que el Universo, como un espejo creado, recibe clara y perfectamente nuestros pensamientos y sentimientos como ordenes, como peticiones de lo que deseamos alcanzar y obtener en nuestras vidas, y nos los restituye en situaciones con exactitud.

 

En este punto podemos pensar: ¡Genial, Entonces voy a pensar siempre en positivo y ya está! Bueno, ese es un buen comienzo porque esto significa que estarás más atento a tus pensamientos y sentimientos a partir de ahora, pero, la mayoría (sino todos) de nosotros llevamos ya tanto tiempo, identificándonos y cargando con creencias y sentimientos negativos que no los reconocemos cuando aparecen. Así mismo, cuando empezamos a ser conscientes de ello, nos damos cuenta de que necesitamos ayuda porque no sabemos cómo, deshacernos de ellos.

 

Una persona que se ha criado en un ambiente en el que se escuchaban cosas del tipo: "todos los ricos son unos ladrones", "el dinero cuesta mucho ganarlo, no crece en los árboles", "si tú tienes mucho otros no tendrán"… seguramente tendrá grabadas estas creencias en su subconsciente y le impedirán atraer lo mejor para ella. Puede concentrarse en pensamientos de prosperidad, abundancia, éxito… pero sus sentimientos (malestar, culpa, miedo…) no acompañarán a estos pensamientos, con lo cual, el Universo no recibirá su petición sino todo lo contrario, escuchará el sentimiento de escasez, de miedo… y eso es lo que reflejará.

 

Ojo: los sentimientos son infinitamente más poderosos que los pensamientos.

 

CÓMO SABER SI ESTOY UTILIZANDO LA LEY DE LA ATRACCIÓN A MI FAVOR

 

Ocurra lo que ocurra en tu vida, si tú eliges enfocarte en los pensamientos más positivos que te puedan ayudar, entonces, te darás cuenta de que atraes lo mejor para ti.

 

No hablamos de que nunca nos sintamos tristes, solos, nerviosos, perdidos… de lo que se trata es de salir de ese estado y no permanecer en él.

 

Fíjate en la reacción de dos personas distintas ante las mismas dificultades. Nunca es la misma. Una utiliza la dificultad para crecer al enfrentarla y superarla; la otra la aprovecha para caer en la trampa del victimismo.

 

Cuando te estés sintiendo mal: triste, ansios@, enfadad@, celos@, envidios@, desanimad@... encuentra un modo de cambiar esta vibración, elije otros pensamientos que te permitan sentir bien: alegre, feliz, relajad@... De este modo acelerarás el proceso de atraer a tu vida todo tipo de bien

 

Ejemplos de cosas que podemos hacer para subir nuestra vibración: leer un libro sobre la ley de la atracción (siempre inspira y tranquiliza), hacer alguna afirmación, llama a algún amigo, mira imágenes del viaje que quieres hacer, o de la casa que deseas comprar o del coche... escucha una música que te inspire... haz aquello que te ayuda a salir de ahí, y a reencontrar tu felicidad.

 

Cuando caemos y nos sentimos mal, es importante no quedarnos mucho tiempo en este sentimiento vibracional bajo. Actúa, haz algo, lo que sea que a ti te inspire. Ya sabes, el Universo es un reflejo creador y refleja exactamente aquello en lo que más te enfocas.

 

¿Verdad que si hubieses sabido esto antes te hubieses ocupado rápidamente de encontrar formas de no quedarte en lo que te hace sentir mal?

 

Busca tu propia manera y ... ¡adelante!

 

¡Atrévete a Ser Feliz!

 

 

 

Fuente: Anne Astilleros ( Monografas.com)

 

 

 

 

0 comentarios

"Ser mujer"

"Las mujeres somos tejedoras; nos tejemos con hombres, niños y unas con otras para proteger la tela de la vida.

Las mujeres somos creadoras; damos a luz a nuestros pequeños y a los hijos de nuestros sueños.

Las mujeres somos sanadoras; conocemos los secretos del cuerpo, de la sangre y del espíritu porque son uno y el mismo.

Las mujeres somos amantes; nos abrazamos con gozo unas a otras, a los hombres, a los niños, a los animales y árboles, escuchando con nuestros corazones sus triunfos y penas.

Las mujeres somos alquimistas; desenterramos las raíces de la violencia, de la destrucción y la profanación de lo femenino y transformamos las heridas culturales.

Las mujeres somos las protectoras del alma de la tierra; sacamos la oscuridad de su escondite y honramos los reinos invisibles.

Las mujeres somos buceadoras; nos sumergimos en los Misterios, donde nos encontramos seguras, maravilladas y plenas de nueva vida."

 

Maureen Murdock

"Ser mujer. Un viaje heroico"

Imagen: Lindy Longhurst

 

1 comentarios

Aprende a ser feliz!!!!! es más fácil de lo que crees.

0 comentarios

La canción del Chamán

Canción del Chamán

 

Soy una mujer salvaje

Soy una mujer salvaje

Y sé, a pesar de mí misma

y a pesar de lo que me han dicho

que hay belleza en todas las edades

sin importar la edad.

 

Soy una mujer salvaje.

He aprendido lo que significa ser portadora de vida

criar hijos,

crear arte,

plantar semillas de amor.

 

Soy una mujer salvaje

desde las profundidades de la suciedad que se deposita bajo las uñas de mis dedos

hasta lo alto de mi alma.

Soy uno con la Tierra,

los vientos procedentes de los cuatro puntos cardinales susurran a través de mi piel.

 

Soy una mujer salvaje

y el espíritu de toda mujer salvaje coalesce en mí

porque todas somos cada una

y todas somos el espíritu de la mujer salvaje.

Seguiré la voz de mi corazón.

 

Soy una mujer salvaje

Canto desde el corazón.

Bailo con las estrellas.

Aúllo a la luna.

Amo descontroladamente.

 

Soy una mujer salvaje

desde lo más profundo, lo más oscuro y lo más sagrado de mí.

No tengo miedo.

Lloro de poder.

Abro los brazos al cielo y recibo a la lluvia.

 

Soy una mujer salvaje.

Nutro, amo y protejo.

Permanezco, fuerte, silenciosa y cariñosa para mis hermanos.

Camino alegre, obediente hacia la Madre

y no pararé.

 

Soy una mujer salvaje

 

(traducido del poema de Melissa Clary),

Fuente: blog "bajo los pinares de Gaia"

0 comentarios

Tierno y dulce video

0 comentarios

¿Te atreves a soñar?

Si aún no te has hecho realidad tus sueños, este video puede ayudarte a empezar...

0 comentarios