¿Cuál es tu hemisferio dominante?


¿Por qué  existen personas que siempre buscan certezas, mientras otros están más conectados con una dimensión más inmaterial y espiritual? La explicación a esta pregunta, podría estar en nuestro cerebro.

Nuestro cerebro se encuentra totalmente separado por dos hemisferios, el derecho y el izquierdo. En lo profundo del cerebro se encuentra el cuerpo calloso, constituido por millones de fibras nerviosas que unen ambos hemisferios entre sí. Cada hemisferio procesa la información de manera totalmente distinta; el izquierdo es nuestro pensamiento lógico y racional, mientras que el derecho es nuestra parte más creativa conectada a una dimensión más inmaterial.

Así pues nos pasamos la vida entre la lucha de dar prioridad al pensamiento lógico y racional frente a la intuición.

Desde pequeños jugamos a imaginar con lo que queremos ser de mayores. Soñamos, imaginamos con aquello que nos conecta más con nuestro hemisferio derecho. Sin embargo vamos creciendo y de repente chocamos con la “realidad” que nos dice que no podemos ganarnos la vida con aquello que queremos. Nuestro hemisferio izquierdo se hace más presente en nuestro día a día y comenzamos a dejar de lado nuestros sueños.

Nacemos todos con un enorme talento y potencial; sin embargo, ¿Por qué unas personas consiguen dedicarse profesionalmente al trabajo que les gustaría y que les apasiona y otros no?  La respuesta puede estar en nuestro cerebro.

Cada hemisferio de nuestro cerebro procesa la información  del exterior de manera totalmente independiente, se comportan como si estuviéramos hablando de dos personalidades totalmente distintas.


Hemisferio derecho: Nuestro lado más creativo y emotivo

El hemisferio derecho del cerebro procesa la información pasando de lo general a lo particular. En otras palabras, ve el “panorama global” antes que los detalles. Es la parte del cerebro que se ocupa de las habilidades de carácter subjetivo y de la capacidad creativa. Este hemisferio ayuda a resolver los problemas valiéndose de los presentimientos, examinando los modelos y las similitudes. En lugar de trabajar de forma planificada, las personas que son más bien de hemisferio derecho actúan de forma espontánea y prefieren la información abstracta e incierta.


Hemisferio izquierdo: Nuestro lado más políticamente correcto

El hemisferio izquierdo procesa los datos yendo de lo particular a lo general, tomando los fragmentos de la información y disponiéndolos de forma metódica antes de sacar conclusiones. Es el lado del cerebro que funciona guiado más por el pensamiento racional que por la intuición. Este hemisferio cerebral trabaja con una información bien definida y consolidada, resolviendo los problemas lógica y secuencialmente. Las personas que son de hemisferio izquierdo examinan las partes y analizan las diferencias, siempre dentro de una existencia planificada y estructurada. Obtienen mejores resultados realizando pruebas con preguntas de opción múltiple que redactando trabajos.


Cómo saber qué lado de nuestro cerebro es más dominante.

Lejos de tener ambos hemisferios iguales, la mayoría de la gente posee un lado dominante. En otras palabras, uno de ellos suele ser más fuerte que el otro.


Hemisferio derecho

“Yo soy el hemisferio derecho del cerebro. Soy creativo. Un espíritu libre. Soy pasional. Anhelante. Intuitivo. Sensual. Soy el sonido de las risas. Soy sabor. La sensación de la arena bajo tus pies descalzos. Soy movimientos. Colores vivos. Yo uno. Soy la urgencia de pintar un lienzo en blanco. Soy imaginación sin límites. Arte. Poesía. Soy el sentido. Yo sientoSoy todo lo que quiero ser.


Hemisferio Izquierdo

“Yo soy el hemisferio izquierdo del cerebro. Soy un científico. Un matemático. Amo lo habitual. Yo categorizo. Yo separo. Soy preciso. Lineal. Analítico. Estratégico. Soy práctico. Siempre tengo el control. Un maestro de las palabras y el lenguaje. Realista. Calculo ecuaciones y juego con los números. Soy ordenado. Soy lógicoSé exactamente como soy.


Una idea errónea

Aunque es habitual decir que la gente es de hemisferio derecho o de hemisferio izquierdo, nadie es totalmente de uno o de otro. Por lo general, las personas utilizan su lado dominante para procesar la información. No obstante, el proceso de aprendizaje y el razonamiento mejoran cuando ambos lados del cerebro participan en la resolución de los problemas. Por lo tanto, estaría bien que prestaras más atención a la forma de pensar menos dominante.


Fuentes: Maria José Tenedor. Ilustración de Gil Aviyam y Lena Guberman

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Susie Tenaglia (lunes, 06 febrero 2017 18:47)


    My relatives every time say that I am killing my time here at net, however I know I am getting experience every day by reading such nice posts.

  • #2

    Marchelle Steve (martes, 07 febrero 2017 04:08)


    Hello! This is my 1st comment here so I just wanted to give a quick shout out and say I genuinely enjoy reading through your posts. Can you suggest any other blogs/websites/forums that go over the same subjects? Thank you!