El secreto de la ley de la atracción

Todo lo que llega a tu vida es porque lo has atraído. De este modo tu vida actual es un reflejo de tus pensamientos anteriores.

 

La Ley de la Atracción se basa en la siguiente premisa: Lo semejante atrae a lo semejante. De modo que si tienes pensamientos de pobreza, escasez, injusticia, miedo… atraerás más pensamientos de lo mismo y por lo tanto las situaciones que materializan estas creencias.

Si por el contrario tienes pensamientos de gratitud hacia ti mismo, hacia la vida (y por lo tanto sensaciones y sentimientos) de felicidad de abundancia, de muchas ganas de seguir evolucionando, sin exigirte ser perfecto a cada instante… eso será exactamente lo que atraerás a tu día a día.

 

TUS PENSAMIENTOS SE MATERIALIZAN EN OBJETOS Y SITUACIONES

 

Tenemos unos 60.000 pensamientos diarios y no podemos ser conscientes y controlarlos todos y cada uno de ellos. No obstante, existen unos indicadores fiables que siempre surgen de lo que estamos pensando, estos, son nuestros propios sentimientos y emociones. Cuando nos sentimos bien, estamos teniendo pensamientos que atraerán hacia nosotros situaciones similares de bienestar.

 

Cuando nos sentimos mal, los pensamientos negativos que estemos desarrollando y multiplicando, atraerán y manifestaran, más situaciones desagradables

 

El problema aquí es que el Universo, como un espejo creado, recibe clara y perfectamente nuestros pensamientos y sentimientos como ordenes, como peticiones de lo que deseamos alcanzar y obtener en nuestras vidas, y nos los restituye en situaciones con exactitud.

 

En este punto podemos pensar: ¡Genial, Entonces voy a pensar siempre en positivo y ya está! Bueno, ese es un buen comienzo porque esto significa que estarás más atento a tus pensamientos y sentimientos a partir de ahora, pero, la mayoría (sino todos) de nosotros llevamos ya tanto tiempo, identificándonos y cargando con creencias y sentimientos negativos que no los reconocemos cuando aparecen. Así mismo, cuando empezamos a ser conscientes de ello, nos damos cuenta de que necesitamos ayuda porque no sabemos cómo, deshacernos de ellos.

 

Una persona que se ha criado en un ambiente en el que se escuchaban cosas del tipo: "todos los ricos son unos ladrones", "el dinero cuesta mucho ganarlo, no crece en los árboles", "si tú tienes mucho otros no tendrán"… seguramente tendrá grabadas estas creencias en su subconsciente y le impedirán atraer lo mejor para ella. Puede concentrarse en pensamientos de prosperidad, abundancia, éxito… pero sus sentimientos (malestar, culpa, miedo…) no acompañarán a estos pensamientos, con lo cual, el Universo no recibirá su petición sino todo lo contrario, escuchará el sentimiento de escasez, de miedo… y eso es lo que reflejará.

 

Ojo: los sentimientos son infinitamente más poderosos que los pensamientos.

 

CÓMO SABER SI ESTOY UTILIZANDO LA LEY DE LA ATRACCIÓN A MI FAVOR

 

Ocurra lo que ocurra en tu vida, si tú eliges enfocarte en los pensamientos más positivos que te puedan ayudar, entonces, te darás cuenta de que atraes lo mejor para ti.

 

No hablamos de que nunca nos sintamos tristes, solos, nerviosos, perdidos… de lo que se trata es de salir de ese estado y no permanecer en él.

 

Fíjate en la reacción de dos personas distintas ante las mismas dificultades. Nunca es la misma. Una utiliza la dificultad para crecer al enfrentarla y superarla; la otra la aprovecha para caer en la trampa del victimismo.

 

Cuando te estés sintiendo mal: triste, ansios@, enfadad@, celos@, envidios@, desanimad@... encuentra un modo de cambiar esta vibración, elije otros pensamientos que te permitan sentir bien: alegre, feliz, relajad@... De este modo acelerarás el proceso de atraer a tu vida todo tipo de bien

 

Ejemplos de cosas que podemos hacer para subir nuestra vibración: leer un libro sobre la ley de la atracción (siempre inspira y tranquiliza), hacer alguna afirmación, llama a algún amigo, mira imágenes del viaje que quieres hacer, o de la casa que deseas comprar o del coche... escucha una música que te inspire... haz aquello que te ayuda a salir de ahí, y a reencontrar tu felicidad.

 

Cuando caemos y nos sentimos mal, es importante no quedarnos mucho tiempo en este sentimiento vibracional bajo. Actúa, haz algo, lo que sea que a ti te inspire. Ya sabes, el Universo es un reflejo creador y refleja exactamente aquello en lo que más te enfocas.

 

¿Verdad que si hubieses sabido esto antes te hubieses ocupado rápidamente de encontrar formas de no quedarte en lo que te hace sentir mal?

 

Busca tu propia manera y ... ¡adelante!

 

¡Atrévete a Ser Feliz!

 

 

 

Fuente: Anne Astilleros ( Monografas.com)

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0